miércoles, 10 de julio de 2019

(España) 159 litros por metro cuadrado: así se formó la 'tormenta explosiva' que arrasó Navarra

Las fuertes lluvias registradas en varias localidades de Navarra provocaron inundaciones y el fallecimiento de un conductor que fue arrastrado por el agua, cuyo cuerpo fue localizado en Ezprogui, según informó el Gobierno de Navarra. Los datos de las estaciones meteorológicas del Gobierno de Navarra indican que en Guetádar se registraron en las últimas 24 horas 158,9 litros por metro cuadrado y 95,7 en Tafalla. La estación de Aemet en Olite contabilizó 97,6. Mientras que en Pamplona se registraron 25,9 litros, a unas pocas decenas de kilómetros hacia el sur esa cantidad se multiplicaba. Las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) se habían quedado muy cortas. La realidad triplicó los pronósticos y en pocas horas el río Cidacos pasó de una altura de apenas de 11 centímetros a superar las cuatro metros, lo que provocó graves daños en localidades como Tafalla, Olite y Pueyo. ¿Qué ha ocurrido exactamente?

En el episodio “se han dado los ingredientes que favorecen un desarrollo ‘explosivo’ de tormentas”, explica a Teknautas José Miguel Viñas, físico del aire y divulgador científico especializado en meteorología a través de Divulgameteo.

El carácter extraordinario de la ola de calor de finales de junio contribuyó a calentar mucho más de lo normal el aire junto el suelo y ahora ha llegado por el Atlántico una DANA (depresión aislada en niveles altos, es decir, aire frío en capas medias y altas de la atmósfera). Eso ha disparado la convección o movimiento vertical del aire que transfiere el calor. Es el mecanismo habitual por el que se generan tormentas, pero esta vez y “han eclosionado con inusitada violencia, con las consecuencias devastadoras que hemos visto ayer en Navarra y también descargando fuertes aguaceros y granizadas en otras zonas del norte y del este peninsular”, destaca el experto.

Las limitaciones de la previsión
Aunque todo esto era previsible, las predicciones se quedaron muy lejos de las cantidades de lluvia que finalmente se registraron. “Los modelos de predicción han mejorado notablemente en los últimos años, de hecho están en continua mejora, pero una de sus limitaciones sigue siendo la convección profunda, por su carácter local”, comenta. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de JOSÉ PICHEL - El Confidencial
 

LO + Leído...