lunes, 2 de septiembre de 2019

(EE.UU.) Walt Disney, el hombre que convirtió un ratón en un imperio

Elias Disney, de antepasados irlandeses, llegó a Estados Unidos desde Canadá y se instaló en Chicago en 1888. Allí contrajo matrimonio con Flora Call, de Ohio y antepasados alemanes. El cuarto de los hijos se llamó Walt Disney y nació en Chicago el 5 de septiembre de 1901. Nadie se podía imaginar que aquél niño llegara a construir uno de los imperios más importantes del mundo moderno.

En 1906, la familia se tuvo que trasladar a Maceline (Misouri), viviendo el joven Walt los años más felices de su vida. Demasiado joven como para trabajar, Walt Disney se empezó a interesar por el dibujo, una de sus aficiones. Tres años después, el padre Elias Disney cayó enfermo por una fiebre tifoidea, y tuvieron que trasladarse a Kansas City. Mientras su padre trabajaba como repartidor de periódicos, los jovenes de la familia le ayudaban por la noche mientras estudiaban por la mañana.

Un golpe de suerte llevó a Elias a convertirse en propietario de una empresa de refrescos, O-Zell Company, trasladándose de nuevo la familia a Chicago. Allí, Walt Disney ayudaba a su padre, mientras estudiaba en el instituto y acudía a clases de pintura por las tardes. Con 15 años, el joven consiguió un trabajo como vendedor de periódicos y golosinas, pero al robarle los vándalos la mercancía con frecuencia, fue rápidamente despedido. Intentó seguir los pasos de su hermano enrolándose en el ejército, pero era demasiado joven.

Por ello, y con el estallido de la Primera Guerra Mundial, Walt Disney continuó con su afán de enrolarse en el mundo bélico. A pesar de tener 16 años, falsificó su certificado de nacimiento para formar parte de la Cruz Roja, que le mandó por Europa cuando la guerra había terminado, llegando a Francia como conductor de ambulancias. Fue en el país galo donde comenzó a fumar, un hábito que mantuvo hasta su muerte. En 1919, regresó a Estados Unidos. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de ABC
 

LO + Leído...