miércoles, 11 de septiembre de 2019

(España) Condenan en Brasil a empresario que pagó sobornos en caso del Canal de Isabel II

Es una de las piezas que se investiga en la Audiencia Nacional dentro del caso Lezo: la compra por parte del Canal de Isabel II a finales de 2013 de la filial que actualmente tiene en Brasil, la empresa Emissao. Una operación bajo sospecha en la que varios 'arrepentidos' ya han declarado que se repartieron jugosas comisiones que incluso fueron a parar, presuntamente, al expresidente madrileño Ignacio González. Seis años después de esa polémica compra el Canal ha conseguido recuperar parte del dinero tras ganar el arbitraje que inició contra el comprador, el empresario brasileño Sebastiao Cristovam.

La Cámara de Arbitraje y Mediación Empresarial de Brasil dio este martes la razón al Canal en el procedimiento que inició a finales de 2017, cuando la Comunidad de Madrid estaba presidida por Cristina Cifuentes y ya se había llevado esta compra a la Fiscalía. El Canal aprobó a finales del año 2013 (con González como presidente autonómico) la compra del 75% de las acciones de Emissao, una operación por la que las arcas públicas madrileñas desembolsaron 21,4 millones de euros. Un mes después, el patrimonio neto de Emissao era de 10,6 millones de euros, una depreciación del 50%. Un año después se tasaba en tan solo 5,3 millones y a finales de 2015 aparecía en el balance consolidado con una valoración negativa de 17,3 millones. La Audiencia Nacional cree que la compra estuvo inflada y que se desvió dinero público a bolsillos particulares.

El Canal inició en 2017 el proceso de arbitraje en Brasil porque la compra "se hizo sin conocer todos los datos" y "existían elementos que no estaban recogidos en la contabilidad de la compañía" como "activos sobrevalorados y pasivos laborales y fiscales". La nueva dirección del Canal, dirigida por Rafael Prieto (que ahora ha sido nombrado para gestionar la red de Metro de Madrid), ha conseguido ahora recuperar parte del dinero invertido: unos siete millones de euros. El laudo arbitral estaba incluido en una cláusula pactada cuando se negoció la compraventa entre el Canal y el empresario brasileño. Sebastiao Cristovam sigue teniendo el 25% de las acciones de Emissao y actualmente está imputado por la Audiencia Nacional. Ya ha reconocido en sede judicial que pagó comisiones.

El Canal reclamó inicialmente 33,6 millones de reales brasileños, que al cambio son hoy 7,46 millones de euros. Al final la Cámara de Arbitraje ha dictaminado que el Canal debe recibir 20,6 millones de reales (4,57 millones de euros), cantidad a la que hay que sumar la inflación desde 2012, "lo que supone incrementar el precio un 30% más", señalan fuentes del Canal. El empresario brasileño también debe pagar un 1% de interés de demora mensual desde enero de 2018, lo que suma otros 915.000 euros. La cantidad total se va a los 7 millones de euros. Sebastiao Cristovam también ha sido condenado en costas, otros 311.000 euros. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de DAVID FERNÁNDEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...