miércoles, 11 de septiembre de 2019

(España) Investigadores vascos crean un sistema para evitar fraudes con vinos

El vino es una de las bebidas alcohólicas más antiguas de la humanidad, de hecho, hay evidencias arqueológicas de la existencia de este fermentado en torno al año 7000 a.C. en una zona entre los ríos Tigris y Éufrates. En la actualidad podemos encontrar en el mercado cientos de variedades con precios que van desde lo más humilde hasta las decenas de miles de euros. Por desgracia, el alto valor de algunos provoca que sean víctimas constantes de falsificaciones y engañifas.

Una de las estafas más clásicas es la de rellenar la botella de un buen caldo con otro de baja calidad, lo que toda la vida se ha llamado garrafón. Por suerte, cada vez se está investigando más para que no nos den gato por liebre. Ahora, un nuevo sistema de la Universidad de País Vasco (UPV) quiere detectar los fraudes enológicos sin necesidad de descorchar la botella.

La calidad de un vino viene determinada por sus características organolépticas: olor, color y sabor. Por ello, caracterizar un producto en relación con su composición aromática es igual que asegurar su limpieza, modo de elaboración y envasado e, incluso, evitar fraudes y falsificaciones. Lo cierto es que este líquido es una de las bebidas alcohólicas más complejas, con más de 1.000 componentes volátiles identificados. Eso hace difícil la detección del fraude mediante el análisis sensorial y que el análisis químico sea complejo. No obstante, existen una serie de enfoques analíticos prometedores. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de FRAN SÁNCHEZ BECERRIL - El Confidencial
 

LO + Leído...