viernes, 20 de septiembre de 2019

The Economist: Millones de refugiados de Venezuela están agotando la hospitalidad de los vecinos

(+Traducción) Katalina, una estudiante de enfermería de Barquisimeto de 20 años de edad en el noroeste de Venezuela, huyó el año pasado cuando las condiciones de vida se volvieron intolerables. Pasó 11 meses en Perú, pero sus anfitriones fueron hostiles hacia los migrantes venezolanos, especialmente las mujeres, y encontró poco trabajo. Entonces, en junio, se mudó a Chile, llegando justo cuando su gobierno endureció las reglas para los venezolanos que ingresan al país y comenzó a expulsar a aquellos sin los documentos adecuados. Se escabulló a través de la frontera por la noche, temiendo que pisaría una mina terrestre plantada por Chile en el desierto en la década de 1970. Ahora se queda con un amigo en Santiago, la capital de Chile, esperando el permiso para quedarse. "Todo lo que quiero es que mi situación se regularice", dice ella.

La odisea sembrada de obstáculos de Katalina se está convirtiendo en la norma para los venezolanos que se unen a los 4 millones que han huido desde 2014. Tal vez no se han contado medio millón más porque cruzaron las fronteras. El 26 de agosto, Ecuador se convirtió en el último país en endurecer los requisitos de entrada, uniéndose a Perú y Chile para obligar a la mayoría de los venezolanos a presentar un pasaporte y evidencia de antecedentes penales limpios, que son difíciles de obtener. Brasil y Colombia hasta ahora han mantenido sus fronteras abiertas.

Las barreras no impedirán que los venezolanos huyan del caos y la represión en casa. El éxodo podría superar los 8 millones, una cuarta parte de la población, para fines de 2020, a menos que la democracia y la estabilidad regresen, predice la Institución Brookings en Washington. Incluso entonces, no todos volverán; los que lo hagan tomarán tiempo. "Estamos analizando un conjunto complejo de necesidades para los próximos dos años, incluso si hoy existe una solución política", dice Eduardo Stein, representante de los migrantes venezolanos de la agencia de refugiados de la onu y la Organización Internacional para las Migraciones.

Hasta ahora, el mayor desplazamiento de personas en la historia de América Latina ha ocurrido sin mucho alboroto internacional. En parte, esto se debe a que ha tenido lugar principalmente por tierra, sin ser provocado por la guerra o los desastres naturales. Cuatro quintos de los migrantes se han quedado dentro de la región (ver mapa). La buena gracia con la que la mayoría de los países vecinos los han recibido hasta ahora ha permitido que otros ignoren la crisis. Los donantes externos han dado solo $ 100 por cada migrante venezolano, en comparación con $ 5,000 por cada uno de los 5,6 millones de refugiados de Siria.

Pero a medida que la crisis de Venezuela se prolonga, los países de destino están retirando su cálida bienvenida inicial. Los refugiados recientes son más pobres que los de las oleadas anteriores. Están llegando a países donde el crecimiento económico es lento, los buenos empleos son escasos y los presupuestos para la salud y la educación se estiran. Las primeras promesas de cooperar en el tratamiento del flujo de migrantes se están incumpliendo. Los portazos se suman al número de inmigrantes ilegales, que son vulnerables a la explotación por parte de los empleadores y al reclutamiento por parte de grupos criminales.

Aumenta la carga sobre Colombia, que sigue siendo el más abierto de los países de destino. Esto se debe en parte a que no puede vigilar su frontera de 2.200 km (1.400 millas) con Venezuela. La afluencia se suma al desorden en una frontera ya plagada por grupos guerrilleros respaldados por Venezuela. Ahora Colombia debe hacer frente a una acumulación en su frontera sur de refugiados que esperaban ingresar a Perú y Ecuador. Aunque es probable que los venezolanos impulsen el crecimiento económico en sus nuevos países, pocos gobiernos aprecian la oportunidad.

Los países de destino han evitado en gran medida establecer campamentos, sabiamente prefiriendo integrar a los venezolanos en sus sociedades. Brasil está reubicando a los migrantes del estado fronterizo de Roraima a ciudades más al sur. Los venezolanos hacen todo tipo de trabajo. Tres quintas partes de las personas que tomaron el examen médico de Chile en julio eran médicos venezolanos que buscaban una recertificación. En Colombia, los venezolanos alivian la escasez de mano de obra en las industrias de flores y café.

Más visibles son aquellos que aparecen en las esquinas para vender dulces o mendigar. Los trabajadores no calificados aumentan la fuerza laboral informal, en países donde una gran proporción de los empleos son informales. Muchas mujeres en Trinidad encuentran trabajo en bares y clubes, a veces una puerta de entrada a la prostitución. En Boa Vista, la capital de Roraima, la población de 400,000 ahora incluye más de 50,000 venezolanos. "Perdimos el control de la ciudad", dice su alcalde, Teresa Surita. La falta de vivienda en los pueblos de la frontera de Colombia con Venezuela se ha disparado.

Aunque están dejando entrar menos venezolanos, los gobiernos están tratando de proporcionar servicios a los que ya han llegado. Eso es una lucha. Los hospitales en Roraima tienen escasez de personal, en parte porque Cuba retiró a sus médicos ante la hostilidad del presidente derechista del país, Jair Bolsonaro. El gobierno de Colombia estima que el costo de proporcionar atención médica, educación y otros servicios a los venezolanos será del 0,5% del pib este año, aproximadamente una quinta parte de su déficit presupuestario esperado. Ecuador, cuyo gobierno altamente endeudado ha tenido que acudir al fmi en busca de ayuda financiera, gastará $ 170 millones al año en salud y educación para los titulares de una "visa humanitaria excepcional" y los venezolanos que llegaron antes de que entrara en vigencia la regla de la visa.

"La gente solía sentir lástima por [los venezolanos], pero ahora hay miedo al crimen", dice Amparo Goyes, residente de Tumbaco, un suburbio de Quito, la capital de Ecuador. En enero, el apuñalamiento de una mujer ecuatoriana embarazada por parte de su ex novio venezolano desencadenó ataques contra migrantes en la ciudad norteña de Ibarra y contribuyó a la decisión de endurecer los requisitos de entrada. Una encuesta realizada por el gobierno peruano encontró que el 86% de los peruanos esperan ser víctimas de un crimen en el próximo año.

Tales tensiones son actitudes endurecedoras. Una encuesta de Gallup publicada en junio mostró que el apoyo entre los colombianos para aceptar refugiados cayó por debajo del 50% por primera vez. La "imagen negativa" de los venezolanos aumentó al 67%, su nivel más alto. Una encuesta de chilenos realizada por cadem , un encuestador, publicada en julio encontró que el 73% aprobó la represión del gobierno y el 83% respaldó las restricciones a la inmigración. En Trinidad, los políticos opositores han pedido controles más estrictos sobre los venezolanos.

Colombia no tiene esa opción. Ha sido un ejemplo, emitiendo permisos que permiten que 700,000 venezolanos trabajen y reciban servicios públicos durante al menos dos años. Planea emitir un permiso para los migrantes sin los documentos correctos, permitiéndoles quedarse si encuentran un empleador. En marzo, la mayoría de los partidos con miembros en el Congreso firmaron un pacto prometiendo no provocar resentimiento contra los venezolanos en las campañas para las elecciones regionales que se realizarán el próximo mes.

Pero las nuevas barreras de sus vecinos están poniendo nerviosa a Colombia. Un alto funcionario dice que la cooperación entre los países de destino comenzó bien, pero en los últimos cuatro meses ha retrocedido. Recientemente, Colombia pidió a sus vecinos que abrieran un "corredor humanitario de frontera a frontera". Ecuador acordó dejar pasar a los inmigrantes con visas para otros países. La onu ha instado a todos los países de la región a que den a los venezolanos los derechos de los refugiados, bajo la presunción de que quedarse en casa los pone en riesgo.

Lo único en lo que todos los países receptores están de acuerdo es que necesitan más ayuda externa. La onu ha recaudado menos de un tercio de los $ 738 millones que buscó en 2018, principalmente de los Estados Unidos. En la Asamblea General de la onu de este mes, el presidente de Colombia, Iván Duque, encabezará un llamamiento regional para obtener más información. "Desafortunadamente, el mundo no ha visto esto como una crisis global", dice David Smolansky, un alcalde venezolano exiliado que dirige el grupo de trabajo de migrantes de la Organización de Estados Americanos. Para que América Latina continúe haciendo frente tan bien como lo ha hecho, eso debe cambiar.

FUENTE: The Economist
 

LO + Leído...