lunes, 28 de octubre de 2019

(Reino Unido) El drama de la mujer que no puede girar la cabeza hacia la izquierda sin poner en riesgo su vida

Un movimiento brusco de la cabeza hacia el lado equivocado podría costarle la vida a una madre británica de 33 años que sufre una serie de dolencias por las que necesita una urgente y costosa intervención médica.

Rachel Pighills tenía una vida normal hasta julio de este año, cuando los médicos se percataron de que su cerebro se le está hundiendo hacia el cuello, causando una compresión severa del tronco encefálico.

La condición, conocida como invaginación basilar, es solo el primero de varios diagnósticos que le han cambiado la vida: también se determinó que padece de inestabilidad atlantoaxial —una compresión de la médula espinal que dificulta mover el cuello—, platibasia —aplanamiento de la base del cráneo—, síndrome medular cervical, escoliosis, hidrocefalia y otros.

Estas complicaciones en el cuello, cuyas causas aún se desconocen, significan no solo que Pighills ha perdido la capacidad de soportar el peso de su cabeza, sino también que, en su caso particular, moverla hacia el lado izquierdo podría ser fatal.

"[Mi cabeza] se disloca parcialmente cuando la giro hacia la izquierda. Si se disloca por completo, eso sería decapitación interna y moriría al instante", indicó Pighills, madre de una niña de 12 años, a BBC.

La británica por este motivo debe usar un collarín para fijar su cabeza en una posición segura, aunque puede utilizarlo por un máximo de cuatro horas al día para evitar una pérdida de masa muscular que sería aún más grave para su salud.

La condición de Pighills tiene solución si se somete a dos operaciones: la primera para extirpar un hueso de la vértebra que actualmente comprime su cerebro, y la segunda para fusionar el cráneo con el cuello, una intervención quirúrgica que solo puede ser efectuada por tres cirujanos en el mundo.

Debido a que ninguno de ellos se encuentra en Reino Unido, Pighills considera someterse a la cirugía en Barcelona (España). Sin embargo, la operación tiene un prohibitivo costo cercano a los 175.000 dólares, por lo que la mujer ha llevado su caso a GoFundMe con el fin de recaudar ayuda. Hasta el momento ha logrado reunir más de 15.000 dólares.

FUENTE: Con información de Actualidad RT
 

LO + Leído...