viernes, 8 de noviembre de 2019

(Panamá) Iglesia de Santa Marta celebrará el 16 de noviembre los 310 años de la aparición de la Virgen de Chiquinquirá

El próximo 16 de noviembre la iglesia Santa Martha en Ciudad de Panamá vivirá una jornada en honor a la Virgen de Chiquinquirá, que contempla un santo rosario a las 5:00 pm, seguido de una misa a las 5:30 pm qué será oficiada por el sacerdote Manuel Villarreal. Posteriormente habrá un concierto de gaitas a las 7:00 pm.

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá es una de las advocaciones con que se venera a la Virgen María en el catolicismo. Es la patrona de Chiquinquirá Colombia, del Estado Zulia en Venezuela y de la ciudad de Caraz en Perú. Se la denomina así por el municipio de Chiquinquirá, donde tuvo lugar la primera de sus manifestaciones milagrosas, y donde reposa el lienzo considerado como original.​

En Venezuela, su imagen aparece vívida en la Basílica de Nuestra Señora de Chiquinquirá (Maracaibo) a donde acuden miles de peregrinos, no solo el día de su fiesta patronal el 18 de noviembre, sino todos los domingos, cuando se celebran las misas, seguidas de entusiastas procesiones.

Con la festividad se celebran en 2019 310 años de su aparición en Venezuela en en el año 1709.

De acuerdo con la tradición zuliana, en el año 1709, la imagen llegó a una humilde lavandera de nombre María Cárdenas, la cual era habitante de un barrio humilde de Nueva Zamora de Maracaibo denominado "El Saladillo", en la provincia de Venezuela. Esta cumplía su faena en las orillas del Coquivacoa (Lago de Maracaibo), cuando una tablita llegó a sus manos, sin ninguna particularidad que la hiciere especial, la cual recogió y llevó a su casa, donde la utilizó como tapa de una tinaja de agua. Existe la creencia de que esta tablita pudo haber caído de algún barco que surcaba el lago. El 18 de noviembre, cuando la mujer estaba colando café, se percató que en la tablita había una Virgen, por lo que la colocó colgada en la pared. Luego de un rato escuchó unos golpes como si alguien estuviera llamando. Se acercó para ver lo que sucedía y quedó asombrada ante el brillo que emanaba la tabla, revelando la imagen de Nuestra Señora de Chiquinquirá. Tras la conmoción gritó ¡Milagro! ¡Milagro! Los vecinos acudieron a la casa de la señora y corroboraron la existencia de la sagrada imagen.


FUENTE: Especial
 

LO + Leído...