martes, 26 de noviembre de 2019

(Panamá) Juan Carlos Varela intentó controlar a magistrados de la Corte

En diciembre de 2015, el entonces presidente Juan Carlos Varela le juró al país que designaba en la Corte Suprema de Justicia a Cecilio Cedalise y a Ángela Russo para que actuaran con "independencia e imparcialidad".

Varela también aseguró que estas designaciones eran producto de un profundo análisis "transparente" de la hoja de vida de 153 candidatos que hizo con su aliado Movin y otros grupos de la sociedad civil.

Nada más alejado de la realidad; Varela se burló del país. En verdad, según los Varelaleaks, el gobernante pretendía que los designados fueran leales a él por encima de la Ley.

La relación de Varela con la Corte se movía entre presiones, amenazas, ofrecimientos indebidos, frustración, ira y un intenso matraqueo con magistrados a quienes intentaba someter para que votaran a su conveniencia en los casos de alto perfil, sobre todo el de Ricardo Martinelli.

Varela estaba obsesionado con controlar la Corte, para lo cual utilizaba al entonces jefe del Consejo de Seguridad Nacional, el militar Rolando "Picuiro" López y a su abogado de confianza, Eduardo Valle.

El panameñista juraba y perjuraba en público que no tenía injerencia en el sistema de justicia, pero en privado mantenía una fijación enfermiza por dominar la Corte y le dictaba pautas directas a la procuradora Kenia Porcell.

Varela ofrecía magistraturas a cambio de lealtad y hasta llegó a prometer paquetes con clientes "grandes" a firmas de abogados relacionadas con los "rabis" para designar a allegados suyos en la Corte.

Las filtraciones de los Varelaleaks revelan una obsesión enfermiza de Varela por controlar magistrados, a quienes advertía que debían ser leales a la "estructura que los nombró", sin importar qué dictaran las normas legales.

Valle, un abogado muy allegado a la familia Varela, recomendó a Cedalise y le aseguró al mandatario que tenía influencia sobre él. Incluso llegó a hablarle de que mantenía contactos con el magistrado suplente Abel Zamorano, quien "promete mucho" y está muy interesado en ser ratificado como titular.

No obstante, Varela le reclamaba con frecuencia a Valle que no podía cumplir su promesa de controlar a Cedalise en los casos de alto perfil relacionados con exfuncionarios del gobierno de Martinelli.

Y por más amenazas y mensajes que le envió, Varela no pudo doblegar la férrea voluntad de Cedalise de no dejarse controlar por el poderoso Ejecutivo.

También se quejaba de que la otra magistrada que él nombró, Ángela Russo, "tumbó" los casos de Finmeccanica y Riegos de Tonosí. Varela hasta llegó a insinuar que hubo "corrupción" en estos fallos.

Mostró su frustración, además, porque el Órgano Judicial no apoyó la solicitud del Ministerio Público de declarar causa compleja el caso "New Bussines", al cual Varela identificó como el proceso Epasa, que edita periódicos a los cuales hostigó durante su mandato.

Sobre la imposibilidad de controlar a Cedalise y a otros magistrados, Valle le ripostó que estaba confundido porque 10 personas aseguraban que eran "mensajeros" del exmandatario en la Corte. "No pueden haber 10 mensajeros...", reclamó Valle.

"Eso no es así, yo no tengo 10 mensajeros, mi único enlace con la Corte es el comisionado López", contestó cortante Varela, aludiendo al jefe del Consejo de Seguridad.

En otros mensajes Varela instruyó a Valle que lanzara una amenaza: "Presiona al Nazareno (Cedalise), se le viene la sociedad (civil) encima".

Los reclamos de Varela a Valle por haber recomendado a Cedalise y no poder controlarlo eran cada vez más frecuentes: "Qué dice su amigo de la gracia de hoy. Qué caro estamos pagando no haber puesto buenos magistrados", dijo reaccionando al voto en Derecho de Cedalise en contra de que la Corte siguiera juzgando a Martinelli.

"Habla con él, una más y va de guerra conmigo. De frente, ya no más. Llama a ese señor y corrige eso Eduardo, él te debe el puesto, no era nadie", enfatizó.

Incluso Varela propuso sacar a Cedalise de la Corte y ofrecerle el Ministerio de Trabajo. "Él puede hacer un mejor trabajo de ministro", sentenció el panameñista.

"De desempleado a 4k y 10k, casa en construcción, apto en Bijao con los rabis, viajes, ¿y yo?, desprestigiado por su nombramiento", descargó Varela.

Y cuando la Corte decidió seguir juzgando a Martinelli, pero con el voto en contra de Cedalise, Varela estalló. "Y dirán que fue Cedalise, que es allegado a mí, no me tocará más que agradecerle a él por haber destruido al país y a mí y a ti por recomendármelo".

Los reclamos no cesaban. "Te pedí ayuda en la Corte y mira lo que me ha pasado, tú me trajiste la hoja de vida de ese señor, por favor, tú eres mi amigo y te aprecio y admiro, pero esto me ha hecho mucho daño y no lo has podido controlar".

Un Valle agobiado por los insistentes reclamos le dijo a Varela: "Yo le voy a hablar duro en mi casa, él es magistrado por mí. No me puede dejar mal, coño, y lo sigo ayudando".

"Dale con todo", le respondió Varela.

Fijación con Martinelli
La actuación de Cedalise en el caso Martinelli no dejaba de ofuscar a Varela. "Quiso soltar a RM". "Si no terminan el caso, se cae". "Tiene que dar el voto para la condena de RM". "Si pasa al MP, se cae". "Toma calle el primer día". "El MP no puede procesarlo", se lamentaba reiteradamente.

Varela estaba furioso también porque Cedalise había decidido apoyar a José Ayú Prado a la reelección en la presidencia de la Corte. "Y vino con una locura de reelegir a Ayú, cuando ese señor debe es renunciar". "Ayú lo ha absorbido, separarlo de ese señor es la clave". "Tienes que decírselo a Cedalise, lo tiene mareado", dijo Varela.

Mientras Valle indicó: "Ese Ayú es un traidor. Nunca estuve de acuerdo con la nominación de presidente de la Corte. Descaradamente ha dicho que los tribunales no tienen porqué investigar más allá de lo que aparece en los expedientes. No quiere que se investigue nada. No confíes en ese tipo".

Varela: estoy 'kabriado'
Y luego de muchas críticas de Varela, Valle le contestó: "Él debe entender que en un gran porcentaje él está sentado en ese puesto porque creíste en mi recomendación".

A esto Varela le ripostó: "Apoyando a AP (Ayú Prado) en todo no está cumpliendo, ese señor ha sido irrespetuoso". "Bueno si tu recomendado sigue diciendo que lo que conviene es reelegirlo, porque es de Colón, es el colmo esto, y me tiene bien kabriado la verdad Eduardo".

Y ante la posición de Cedalise y la ira de Varela, Valle le propuso que nombrara a Orlando Tovares como suplente del magistrado que no se dejaba someter a los designios del Ejecutivo. "Garantizo profesionalismo y lealtad", aseguró Valle.

Varela y Valle cuadraban después la designación de un nuevo magistrado, Rubén Castillo, también socio de la firma Mendoza, Arias, Valle y Castillo, y dirigente de la sociedad civil. "Castillo para la Corte", propuso Varela.

"Aunque sean cuatro años, le hacemos un paquete a él y a la firma, los rabis quedarían muy agradecidos, podemos cerrar tres o cuatro clientes grandes, para apoyarlo, así lo hacen las firmas, ponen a su gente", remachó Varela. "Él adentro y se cuadra al Nazareno (Cedalise)", agregó Varela.

Varela también orquestaba campañas sucias en contra de otros magistrados de la Corte que no se plegaban a sus designios. Le ordenó a su secretario de comunicación, Carlos Estrada, "calienta" al "magistrado vende fallos".

FUENTE: Con información de Panamá América
 

LO + Leído...