miércoles, 4 de diciembre de 2019

Rusia califica de "paso no amigable" la expulsión por Alemania de dos funcionarios de la Embajada rusa en Berlín y promete responder

Este miércoles, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania ha declarado personas no gratas a dos funcionarios de la Embajada de Rusia en Berlín, porque "no colaboraron lo suficiente en la investigación" del asesinato de un ciudadano de Georgia, matado a tiros en la capital alemana en agosto pasado.

En ese contexto, el Ministerio convocó este 4 de diciembre al embajador ruso en Berlín, Serguéi Nechaev, para entregarle la nota correspondiente.

Mientras tanto, la Fiscalía General alemana emitió un comunicado en el que afirmó que hay "suficientes indicios reales de que el asesinato de Tornike K. se realizó por orden de órganos estatales de la Federación de Rusia" o de la república rusa de Chechenia.

Desde el Ministerio de Exteriores alemán han precisado que Berlín espera la colaboración de la Federación Rusa en dicho asesinato y no excluye nuevas medidas en caso contrario.

Reacción de Moscú
Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia han declarado a la agencia TASS que Moscú tiene la intención de tomar una serie de medidas de respuesta en relación con dicha expulsión.

"Consideramos que las declaraciones de la parte alemana de expulsar a dos funcionarios de la Embajada rusa en Berlín son infundadas y no amigables", han señalado desde el Ministerio.

Asimismo, han hecho hincapié en que "un enfoque politizado para la investigación es inaceptable". "Nos vemos obligados a implementar una serie de medidas de respuesta", han concluido.

De acuerdo con el embajador ruso en Alemania, Serguéi Necháyev, esta expulsión de dos diplomáticos rusos tendrá un impacto extremadamente negativo en las relaciones entre Moscú y Berlín.

"Las acciones indicadas de la parte alemana tendrán un impacto negativo en las relaciones ruso-alemanas y, por supuesto, no se quedarán sin una respuesta adecuada", ha aseverado Necháyev en un comunicado publicado en la página de Facebook de la Embajada rusa en Berlín.

Hizo hincapié en que "no ha habido y no hay ninguna evidencia de la participación del Gobierno ruso en este incidente".

Necháyev añadió que se trata de una "politización del crimen", cuya investigación está lejos de ser finalizada, así como de un claro intento de anticipar los resultados de esta investigación".

¿Qué se sabe sobre el asesinato?
Un ciudadano georgiano, identificado por la Fiscalía como Tornike K., fue asesinado en Berlín el 23 de agosto en una zona urbana central, en el distrito Moabit, cuando se dirigía a una mezquita.

Un hombre le disparó dos veces y Tornike K. murió en el acto. El mismo día, la Fiscalía de Berlín anunció la detención de un sospechoso: un ciudadano ruso.

Además, la Fiscalía alemana indica que "las autoridades rusas buscaban a esta persona por un asesinato cometido el 19 de junio de 2013 en Moscú".

El documento también señala que el asesinato de Tornike K. fue captado por una cámara de vigilancia.

"Estos registros muestran cómo el acusado se acerca en una bicicleta a su víctima", reza el comunicado. Al principio Tornike K. logró derribar a su atacante e intentó escapar. "Pero el asesino lo siguió y lo mató con al menos dos disparos en la parte superior del cuerpo y la cabeza", afirman desde la Fiscalía alemana.

Incertidumbre en torno al sospechoso
Asimismo, la Fiscalía alemana ha señalado que el sospechoso, al parecer, cambió su identidad, ya que la persona "Vadim S. apareció por primera vez en un pasaporte nacional ruso emitido el 3 de septiembre de 2015". Antes de ello, "las autoridades rusas buscaban a esta persona por un asesinato cometido el 19 de junio de 2013 en Moscú", pero figuraba en los registros como Vadim K.

El ente llegó a la conclusión de que "es muy probable que sean la misma persona" tras una "comparación de las fotografías del acusado con las fotografías tomadas en las bases de datos de búsqueda policiales de la persona de Vadim K.".

Según una investigación conjunta de Der Spiegel, Bellingcat, The Dossier Centre y The Insider el sospechoso es Vadim Krasikov, de 54 años. En un pasaporte más reciente aparece con un nombre distinto: Vadim Sokolov, de 49 años. La diferencia en las edades se debe a distintas fechas de nacimiento indicadas en la documentación correspondiente.

Anteriormente, en los medios transcendió que la víctima podría ser un excombatiente checheno buscado en Rusia por cargos de terrorismo.

Desde el Kremlin rechazan rotundamente cualquier implicación de Rusia en este crimen.



FUENTE: Con información de Actualidad RT
 

LO + Leído...