jueves, 19 de diciembre de 2019

Star Wars cierra la última trilogía con un episodio aburrido e incoherente

No hay Navidad sin su estreno de 'Star Wars'. Si la mayor parte de las familias temen las reuniones navideñas, no quiero pensar en los Skywalker, que llevan la disfuncionalidad al nivel de un episodio de 'El diario de Patricia'. El "Luke, yo soy tu padre" fue un trauma generacional allá por los ochenta. Pero en la nueva saga de 'La guerra de las galaxias' los guionistas han hecho de los líos de consanguinidad el comodín para epatar al público, y lo han dejado más que resobeteado. Si en 'El despertar de la fuerza' el gran golpe de efecto de J.J. Abrams y Lawrence Kasdan fue desvelar el vínculo entre el malvado Kylo Ren, un sosias de Darth Vader, y Han Solo —además de regalarles a los fans la posibilidad de volver a ver a Harrison Ford al volante del Halcón Milenario—, en esta nueva entrega el gran misterio a desvelar es la verdadera identidad de Rey. Y el embrollo genealógico tiene tela. Porque en ese equilibrio inestable entre el homenaje y la innovación, da la sensación de que Abrams y compañía (esta vez Chris Terrio) han resuelto cada escollo de la trama a base de reciclaje argumental y acción desnortada

Porque entre intrigas familiares, persecuciones embarulladas y batallas diseñadas como el perfecto expositor de las técnicas más avanzadas de efectos especiales del mercado se consumen más de dos tercios de metraje. Y si les gustó el rejuvecimiento digital de 'El irlandés', esperen a ver el de Leia Organa en uno de los 'flashbacks' cerca del final. Porque desde el inicio 'in medias res' en el que Kylo Ren saca a pasear el sable láser, el guión se limita a obligar a desplazarse a los protagonistas de un lado a otro sin demasiado sentido en un acosamiento infinito por parte de las tropas de la Primera Orden, que, al parecer, son muy buenas rastreando pero muy malas capturando y nunca acaban de rematar la faena. La acción avanza tan acelerada y atropelladamente que los montadores, más que editar, parecen desafiar al espectador con el juego de la bolita. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de MARTA MEDINA - El Confidencial
 

LO + Leído...