jueves, 30 de enero de 2020

Al Pacino: “Jamás hubiéramos podido filmar El Irlandés 10 años atrás"

Hacía tiempo que el cine no había generado tantas expectativas. El solo hecho de tener a Al Pacino, con Robert DeNiro y la dirección de Martin Scorsese en una historia de la mafia de verdad, sin saberse el título, ya olía a Oscar. Incluso se estrenó primero en los festivales de cine de Nueva York y Londres, antes de la premiere oficial de Los Ángeles. El agregado de Netflix, también ayudó para ser una de las películas más vistas del año (26 millones de personas, solamente la primera semana). Y sí, a algunos les habrá parecido larga, pero nadie puede negar que The Irishman cobra vida a partir del minuto en que aparece el personaje de Jimmy Hoffa. Las diez nominaciones al Oscar lo confirman, incluyendo la candidatura como Mejor Actor de Reparto, para Al Pacino.

- ¿Podemos decir que las diez nominaciones del Oscar tienen mucho que ver con la idea de tener a Al Pacino con Robert DeNiro, juntos, en una película sobre mafiosos de Martin Scorsese?

- Y... hace tanto tiempo que nos conocemos con Bob (DeNiro) y Marty (Scorsese). Cuando Bob me llamó para hablar del tema, ya sonaba interesante la oportunidad de trabajar con Marty. Por supuesto, ya habíamos trabajado antes con Bob. Con él, nos conocemos desde que éramos muy jóvenes, pero nunca antes había trabajado con Martin Scorsese.

- ¿Y qué opina de él ahora?

- Marty es la clase de red donde podemos darnos el lujo de probar algo nuevo. Siempre te hace sentir bien. Todos los grandes directores generan confianza, sabiendo que te están cuidando, al tratar con gente de una sensibilidad muy especial, que entiende tanto.

- ¿Habiendo sido director, también usted a la hora de trabajar con Scorsese aprendió algo nuevo?

- Es una pregunta bastante interesante porque aunque yo dirigí cine, no me siento un director de cine. No soy cineasta, pero es cierto que aprendí mucho sobre cine dirigiendo. Aprendí a editar y lo que significa hacer lo mío. Yo siempre quiero aprender, pero no veo ese mundo como una forma de crear. Y cuando lo hice, solo fue para preservar el material que me gustaba tanto. La verdad es que no podía pagarle a nadie para dirigir y lo hice yo. Apenas tenía dinero para financiarla, pero nunca lo hice porque yo quería. Tengo mucho respeto y admiración para la gente que lo hace.

- ¿Hasta qué punto ayuda un buen director de cine, para ser nominado al Oscar?

- Te doy un ejemplo con The Irishman. Yo estaba con fiebre. Tenía una persona que me ayudaba a repasar los diálogos, pero no me sentía adentro del personaje... Nunca lo 'vivimos’ hasta el segundo acto. Y la escena donde Jimmy Hoffa está al punto de su final, él no lo sabe. Pero yo llegué al estudio, el primer día del rodaje de mis escenas, para esa escena. Entré a la casa y no había nada que realmente pudiese reconocer, pero sentí que la casa olía a muerte. La forma en que la habían arreglado, con los muebles más simples. Eso es lo que hacen los buenos directores, te muestran el lugar donde alguien va a morir. Se veía como una casa normal, pero no lo era. Y yo no veo al mundo de esa forma. ->>Vea más...

FUENTE: Con entrevista de Fabián Waintal - Infobae
 

LO + Leído...