miércoles, 8 de enero de 2020

Cómo son las dos bases estadounidenses impactadas por misiles iraníes en Irak

La base aérea estadounidense de Al Asad era tan grande que, tras la invasión estadounidense en 2003, contaba con cines, piscinas, restaurantes y, no una, sino dos rutas internas de autobuses.

En la madrugada de este miércoles esta instalación militar fue blanco de una serie de ataques con misiles efectuados por el gobierno iraní como represalia por la muerte del general Qassim Suleimani, asesinado el pasado viernes en un bombardeo estadounidense.

Otro de los blancos fue una base ubicada en la provincia de Irbil, en el norte del país, que alberga casi 4.000 soldados.

Funcionarios estadounidenses indicaron que por el momento no hay constancia de que estos ataques hayan producido heridos o víctimas mortales.

Al Asad fue construida en la década de 1980 para el ejército iraquí a unos 160 kilómetros al oeste de Bagdad, la capital del país.

Pero después de la invasión de Irak, comandada por el expresidente estadounidense George W. Bush, se convirtió en una de las más grandes de Washington, y sufrió una rápida transformación.

«Está justo en medio del desierto, y está rodeada por matorrales, desierto y rocas», según reportó Oliver Poole para la BBC en 2006.

«Al entrar en la sección estadounidense, te encuentras con calles mucho mejores… en muchos sentidos, han tratado de recrear la configuración de una ciudad suburbana moderna de los Estados Unidos».

Las instalaciones eran tan impresionantes que algunas tropas estadounidenses incluso la apodaron «Camp Cupcake».

Una base con historia
Estados Unidos decidió retirarse de la base entre 2009 y 2010 y se la devolvieron a los iraquíes.

Cuando el autodenominado Estado Islámico (EI) invadió la provincia limítrofe de Anbar, la base fue atacada.

En 2014, el periodista de la BBC Quentin Somerville obtuvo acceso a Al Asad con la ayuda de un avión militar iraquí.

«Los recuerdos de la ocupación estadounidense están en todas partes: proyectiles de artillería utilizados y dormitorios llenos de polvo, con paquetes de comida, sin comer, esparcidos por el suelo», informó.

Pero ese mismo año, Estados Unidos regresó a Irak para combatir al EI y la base fue reconstruida.

Sin embargo, con muchas menos tropas, un aviador aseguró en 2017 que ahora el sitio «solo ofrece una fracción de la comodidad que solía ofrecer». ->>Vea más...

FUENTE: Con información de BBC Mundo - laprensa.com.ni
 

LO + Leído...