miércoles, 12 de febrero de 2020

(Colombia) La versión del abogado Alex Vernot sobre el caso Odebrecht

Desde la cárcel, Vernot escribió el libro “¡Sepulcros blanqueados! La verdad del fiscal general en el caso Odebrecht”, en el que señaló quiénes, para él, han evitado conocer los alcances que tuvo la multinacional brasileña en Colombia. Vernot está preso y llamado a juicio por el entramado de corrupción llamado caso Hyuindai.

El abogado Alex Vernot no pierde el tiempo en la cárcel. Allá llegó a parar en septiembre de 2018, luego de que la Fiscalía lo capturara porque, supuestamente, le ofreció $2 millones de dólares a un abogado a cambio de que no testificara en contra del millonario empresario Carlos Mattos, a quien Vernot defendía. Luego de dos meses de estar tras las rejas, el jurista comenzó a escribir las primeras páginas de un libro que acaba de salir de las impresoras de la editorial Oveja Negra. Lo tituló "¡Sepulcros blanqueados! La verdad del fiscal general en el caso Odebrecht", y en él hizo un análisis de los hechos, “el poder y los intereses ocultos” de lo que considera el caso de corrupción más grande de la historia de Colombia.

Su trabajo se lo dedicó a Jorge Enrique Pizano y a su hijo Alejandro, quienes murieron en noviembre de 2018. Para Vernot, ambos son testigos “inmolados de la corrupción”. Pizano fue controller (una especie de auditor) del concesionario Ruta del Sol, y uno de los primeros en alertar que algo andaba mal dentro de la sociedad (integrada por Odebrecht, Episol y CSS Constructores), pues encontró que los brasileños estaban detrás del mal manejo de los dineros para la construcción de este importante corredor vial. El ingeniero murió de un infarto, pero Vernot no está convencido de eso pues, asegura en su libro, la investigación por su muerte tuvo varias irregularidades por parte de la Fiscalía, dirigida en ese momento por Néstor Humberto Martínez.

El papel del exfiscal Martínez en la investigación del entramado de corrupción es el foco de Vernot. Para él, nada en las pesquisas de la Fiscalía de Martínez es válido, ya que, durante años, fue el “abogado de confianza” de Luis Carlos Sarmiento y asesor del Grupo Aval, el socio colombiano de Odebrecht para la construcción de la obra a través de Episol. “Debido a los intereses que defendía como abogado, las acciones de la Fiscalía bajo su mando resultaron viciados por el mismo modus operandi que también caracteriza la intervención de Martínez en otros casos en los que tenía un conflicto de interés: inacción cuando debía perseguir a sus favorecedores e inescrupulosa diligencia para encubrirlos y protegerse a sí mismo”, escribió Vernot. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Espectador
 

LO + Leído...