jueves, 13 de febrero de 2020

(España) Ninguna póliza cubre el coronavirus: ¿quién va a pagar la fiesta del Mobile?

El martes fue un golpe muy duro para la organizadora del evento, la GSMA: se borraron casi una docena de empresas y algunas de enorme calado como Cisco, Facebook, Intel, AT&T, Sprint o Vivo. Hoy miércoles ha sido peor: BT, Deutsche Telekom o Nokia se han borrado. En total, ya han cancelado cerca de medio centenar de firmas, la mayoría de gran calado. La GSMA ha adelantado a hoy de urgencia su reunión y, finalmente, ha comunicado que cancela el evento. Es solo el comienzo de un problema mayor: la GSMA se enfrenta a una pesadilla de indemnizaciones millonarias a la Fira de Barcelona y a los exhibidores que la ponen al borde de un abismo financiero. ¿Quién paga la fiesta?

La clave de todo el asunto está en los contratos firmados entre la GSMA y la Fira de BCN por un lado, y entre la GSMA y los exhibidores. Los documentos incluyen una póliza de seguros que blinda a todas las partes en caso de eventualidades comunes en el mundo de los eventos. Por ejemplo, un incendio o una inundación en las instalaciones días o semanas antes de las ferias, problemas causados por desastres naturales (tormentas, terremotos...) o incluso actos terroristas. Sin embargo, estas cláusulas no cubren una contingencia como la alerta sanitaria mundial desatada por el coronavirus. Y eso puede generar un enorme agujero financiero para la GSMA.

"La alerta sanitaria está excluida de todo tipo de pólizas de eventos, y más una alerta mundial de este tipo por su carácter completamente impredecible", señalan a El Confidencial fuentes de aseguradoras conocedoras de las cláusulas en grandes eventos. "Hay una posibilidad a la que puede agarrarse la GSMA, una cláusula de "fuerza mayor" que la exima de responsabilidad ante una cancelación. Pero para ejecutarla, la aseguradora exigirá una prueba clara que justifique esa fuerza mayor, es decir, que el Ministerio de Sanidad, la Generalitat o el Ayuntamiento de Barcelona declaren una alerta sanitaria nacional o regional. Algo parecido a lo que ha hecho Reino Unido, declarar el brote una amenaza "grave e inminente" para la salud pública. Y no vale que lo haga solo la OMS", explica un directivo que trabajó codo con codo con la GSMA en la organización del Mobile.

Esa declaración no solo no se ha producido, sino que el posicionamiento oficial ha ido justo en el camino contrario. En declaraciones este martes en el Congreso, el ministro de Sanidad, Salvador Illa buscó intentar apuntalar el certamen de telefonía. "No hay ninguna razón de salud pública ahora mismo que aconseje la cancelación del Mobile", aseguró. "Si hay que tomar medidas adicionales, se tomarán", añadió. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Confidencial
 

LO + Leído...