jueves, 13 de febrero de 2020

(España) Sánchez respalda a Ábalos y rectifica sobre Guaidó: lo llama ahora "líder de la oposición"

Una batería de preguntas en la primera sesión de control al Gobierno en el Congreso pero muy pocas respuestas nuevas. Una intensa ofensiva parlamentaria de la oposición contra José Luis Ábalos por su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, pero con escasas aportaciones de detalles por parte del ministro y del resto del Ejecutivo. El titular de Transportes sí reconoció "errores" —porque "relativizó" el caso y porque no gestionó bien la comunicación—, pero insistió en que no hubo una reunión formal aquella madrugada del 20 de enero con la dirigente chavista, en que se evitó un conflicto diplomático y en que ella nunca llegó a pisar el espacio Schengen, por lo que España no incumplió las restricciones comunitarias. Pero el práctico monográfico en el Cámara Baja por el 'Delcygate' sí evidenció al menos un giro de lenguaje del presidente respecto a las relaciones con el régimen de Nicolás Maduro: Pedro Sánchez llamó a Juan Guaidó como "líder de la oposición" de Venezuela, cuando hace un año él mismo le consideró "presidente encargado" del país latinoamericano. Un cambio que el PP le reprochó y por lo qule exigió una "rectificación pública". Ábalos sí se refirió al dirigente como "presidente encargado", y fuentes de la Moncloa, posteriormente, insistieron en que la posición de España es la misma y subrayaron que fue Sánchez quien le reconoció como tal el 4 de febrero de 2019, y que eso es lo que vale, no "un comentario en el fragor de una batalla parlamentaria". "No da para más", remacharon. El ministro, a la postre, salió "bien parado", según su partido, pero trasquilado para la oposición conservadora, que reclamó insistentemente y a gritos su dimisión.

Precisamente la ausencia de argumentos o detalles nuevos acerca de una crisis que el Gobierno considera zanjada hizo que llamara más la atención la expresión utilizada por Sánchez durante su primer duelo con Santiago Abascal, líder de Vox, en esta legislatura, en la primera sesión de control en la Cámara Baja. El presidente defendió primero a su ministro y subrayó que "hizo su deber", "evitando una crisis diplomática". Después, citó las palabras de Guaidó, cuando aseguró, pese a que no iba a ser recibido por el jefe socialista, sino por la ministra de Exteriores, Arancha González Laya. El líder opositor llegó a quitar hierro a ese desplante diplomático y remarcó que tenía "las mejores relaciones con España", que España es "aliado de la democracia y la libertad", y que iban a "seguir insistiendo en trabajar con todos". "Es decir, señor Abascal, está bastante clara la posición del líder de la oposición en Venezuela", concluyó Sánchez, que acusó a la ultraderecha de no interesarle "nada" España y de usar Venezuela para "hacer ruido", que es "lo único que saben hacer". Esa expresión, "líder de la oposición", que la Moncloa no precisó si fue producto de un lapsus o deliberada, se parecía mucho a aquella otra que utilizó el mes pasado el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias: Guaidó es un "dirigente político muy importante de la oposición en Venezuela".

Moncloa restó importancia al giro del presidente y así también lo hizo horas después el propio Guaidó: "Fue el primero que me ratificó como presidente y así lo ratificó su partido hace minutos", respondió el dirigente desde Caracas. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de JUANMA ROMERO - PAOLA BRUNI - El Confidencial
 

LO + Leído...