sábado, 4 de julio de 2020

(España) Profesor venezolano quedó en la calle por la pandemia

Un venezolano de 63 años de edad y su hijo de 25 decidieron huir al país europeo en busca de una mejor calidad de vida. Sin embargo, debido a la emergencia por el covid-19, se quedaron sin recursos y sin hogar en Barcelona, España.
El avión despegó de Maiquetía. Los recuerdos en el litoral se aglomeraban a la par de la incertidumbre y Venezuela, desde el avión, se alejaba cada vez más. El vuelo transcurrió con normalidad, entre repentinos ensayos de la gravedad marcados por las turbulencias.

Freddy Mendoza decidió huir de Venezuela con su hijo mayor, de 25 años de edad, a España, específicamente a Barcelona. El boleto marcaba fecha del 8 de marzo de este año. El haber vivido en un país en crisis lo preparó para ciertas situaciones, pero el hombre de 63 años de edad nunca imaginó que en su destino tendría que dormir en la calle cuando migrara.

La pandemia por covid-19 desdibujó aquellos sueños de empezar una nueva vida en la que su hijo realizaría sus pasantías de Ingeniería Marítima. En Venezuela esto no era posible debido a que, una vez que el estudiante finaliza la carga académica, debe abordar un buque del Estado y para ello es asignado a una lista de espera, pero en esta no figuraba el nombre del joven.

Situaciones como esa no fueron las únicas que impulsaron su huida al exterior. Una de sus hijas comenzó a estudiar Medicina en la Universidad Central de Venezuela (UCV) con 18 años, y la segunda, con 15 años, cursa el quinto año del bachillerato en Acarigua, estado Portuguesa. Su salario de profesor universitario no era suficiente para poder cubrir los gastos de sus estudios. Era un ingreso mínimo que equivalía a tres dólares y que no le alcanzaba para nada.

Su esposa, quien se tuvo que quedar en el país, también es docente. Por ello, a pesar de que ambos sean profesionales de la Educación, solo percibía lo equivalente a seis dólares mensuales.

Mendoza, sociólogo egresado de la UCV, afirma con orgullo que terminó un doctorado en Ciencias Sociales y antes de migrar a Europa impartió clases en universidades públicas de la ciudad de Acarigua. Sin embargo, sus años de experiencia mermaron con la decadencia de los sistemas educativos venezolanos. La opción era migrar y “probar suerte”, dice. Fue en ese momento que empacaron sus cosas para llegar a Barcelona. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Jackelin Díaz - eldiario.com
 

LO + Leído...