jueves, 6 de agosto de 2020

(España) Los escándalos detrás de la marcha de Juan Carlos I

Vivió los primeros 10 años de su vida lejos de España y todo indica que pasará los últimos también fuera del país que reinó durante casi 40 años.
La trayectoria de Juan Carlos I, rey de España de 1975 a 2014, dio un nuevo giro el lunes al darse a conocer una carta dirigida a su hijo, el rey Felipe VI, en la que le comunica su «meditada decisión» de abandonar el país.

«Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme en estos momentos fuera de España«, señala la misiva.

«He sido rey de España durante casi 40 años y durante todos ellos siempre he querido lo mejor para España y para la Corona».

No hay información oficial sobre el destino del rey emérito ni del momento de su partida, aunque medios españoles afirman que el exjefe de Estado ya no está en el país.

¿Qué le llevó a tomar esta decisión?

«Ciertos acontecimientos»
En la carta, difundida por la Casa Real desde el Palacio de la Zarzuela en Madrid, Juan Carlos I, que abdicó en junio de 2014 y tiene 82 años, apunta la razón principal por la que toma la decisión de marcharse:

«Con el mismo afán de servicio a España que inspiró mi reinado y ante la repercusión pública que están generando ciertos acontecimientos pasados de mi vida privada, deseo manifestarte mi más absoluta disponibilidad para contribuir a facilitar el ejercicio de tus funciones, desde la tranquilidad y el sosiego que requiere tu alta responsabilidad», le dice a su hijo, el actual monarca.

Aunque no lo menciona explícitamente, los «acontecimientos» a los que alude el rey emérito probablemente estén relacionados con una investigación de fiscales de Suiza y España sobre sus cuentas en el extranjero en un caso de supuesto fraude fiscal y blanqueo de capitales.

Un tren millonario
El elemento fundamental de la investigación es la construcción de una línea de tren de alta velocidad que une las dos ciudades más importantes para el islam -Medina y La Meca- en Arabia Saudita.

El AVE (nombre que recibe en España el tren de alta velocidad) a la Meca, que cubre 450 kilómetros en el desierto, fue inaugurado en octubre de 2018 y lo que se investiga es el papel que Juan Carlos I jugó en la adjudicación en 2011 de un millonario contrato a un consorcio formado en su mayoría por empresas españolas para la realización de la obra.

Los trabajos de construcción comenzaron en 2012, pero las conversaciones y disputas para ver a quién se le adjudicaba el contrato se remontan a los años previos.

Los estrechos lazos del rey emérito con la familia real saudita le llevaron a actuar como intermediario a favor de los intereses comerciales españoles en la región.

El valor de ese contrato ascendió a unos US$7.800 millones y tanto la justicia española como la de Suiza sospechan que durante la negociación se pagaron comisiones de forma irregular.

En concreto, las autoridades investigan una supuesta transferencia de US$100 millones realizada por el régimen saudita a favor de Juan Carlos I en 2008, cuando todavía estaba en el trono.

El dinero se ingresó en un banco suizo y la fiscalía de ese país sospecha que se trató de una comisión para compensar al rey emérito por haber conseguido, presuntamente, que el consorcio de empresas españolas presentase una oferta de costo más reducido. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de BBC Mundo - eldia.com.do
 

LO + Leído...