PUEDE LEER TODAS LAS SEMANAS LOS EXCELENTES TRABAJOS PERIODÍSTICOS DE LOS DANIELES EN INFORME25.COM

lunes, 4 de julio de 2022

(Colombia) A Petro le escribo (+Opinión)

Por: Daniel Samper Ospina - 
Apreciado Gustavo:

Antes que nada, permíteme felicitarlo por su nueva designación como presidente de la República y tratarlo de igual a igual, es decir, de Tú a Usted, como usted suele hacerlo (como tú sueles hacerlo) para redactar la primera solicitud que hago a su gobierno, el gobierno del amor, el gobierno humano:el gobierno del amor humano en que todos esperamos vivir sabroso y comprender, de paso, que vivir sabroso consiste en vivir en paz y no necesariamente en viajar de costa a costa en un tren eléctrico elevado, ojalá con el tiquete subsidiado, porque esto acá no es de atenidos a ver qué hace el gobierno por cada uno de nosotros.

Es esto, presidente.

Desde que en disputadas elecciones obtuviste la Presidencia, el país ha observado con asombro un giro en la trama política digno de La rosa de Guadalupe. Ahora la telenovela nacional parece encaminarse hacia un grandioso final feliz, de música de violines y besos bajo el atardecer, gracias a tus maniobras de jefe de Estado: en una misma semana, fundiose usted con Rodolfo Hernández en un abrazo comparable únicamente a los que el propio ingeniero reparte a las damas en sus paseos en yate; se tomó un café con Germán Vargas Lleras, quien piensa dar una mano —vaya paradoja— a su gobierno;  y, en el momento cumbre de la trama, se sentó durante media hora, a solas, con Álvaro Uribe, para hablar de sus temas: frente a frente, hombre a hombre,  presidente a presidente. ¿Cómo rompieron el hielo, mi estimado Gustavo? ¿A quién se le ocurrió poner un helicóptero de adorno en el centro de la mesa?  Y sobre todo: ¿de quién era la oficina en que se reunieron? ¿Era esa la famosa oficina de Envigado? ¿O estaban sentados en una notaría, acaso? ¿Era la de Yidis Medina? 

Imagino el preámbulo del encuentro, el momento en que cada uno pide a su respectiva comitiva que les permitan hablar a solas, y me estremezco. No sé si los próceres de la historia aprovechan aquellos espacios de intimidad para entrar en confianza comentando temas domésticos como la crianza de los hijos:

—A la que voy a dejar instalada en París es a mi hija Sofía, presidente Uribe…
—Lo mejor con los hijos es mano firme, presidente Petro: mi chiquito no me tomaba jugo de fresas con banano por las pepitas hasta que lo hice comerse el vómito y santo remedio…

O si, por el contrario, aquella media hora íntima es el único momento de sus vidas para hablar con brutal sinceridad: 

—Presidente Petro: ¡si usté me persigue para que me metan preso, yo me cuelgo una piedra en la nuca y me tiro al Magdalena!
—Presidente Uribe: yo no te meto preso, pero usted me dejas gobernar.
—Pero es que me preocupa que usté cambie un articulito para quedarse en el poder y se convierta en un presidente eterno: casos se han visto…
—El cambio es ahora, presidente Uribe: vamos a vivir sabroso…
—¡Camine, pues, al Ubérrimo! 
—La próxima es en Chía…

De un momento a otro, usted, presidente Petro, el candidato que despertaba mayores temores en el grueso del país, se conviertes en el verdadero ingeniero civil de la contienda por tu manera de construir puentes. Pasamos del miedo a Petro a la adhesión unánime a Petro. Sí: a lo mejor deba gastar el dinero de las reformas en mermelada para que la clase política las apruebe. Pero la concordia que se respira por estos días es evidente, al punto de que ya uno no sabe cuál es la próxima buena noticia con que nos sorprenderá. Sostiene una línea de comunicación con Álvaro Uribe, acaso un chat de Whatsapp para mandarse al menos emoticones; nombra ministros de la calidad de José Antonio Ocampo para matizar sus más extremas propuestas de campaña; enseña con el ejemplo a sus rabiosas bases la importancia de la reconciliación. A la fecha ha inspirado a Fernán Martínez para firmar la paz con Juanes, a Shakira para conversar de nuevo con Piqué. Yo mismo pienso sostener una cita con un plato de changua, en la oficina de un abogado amigo conservador y rezandero, para que limemos diferencias. Y sé de buena fuente que, con su ejemplo como norte, la Virgen María se reconcilió con el ingeniero Hernández, asunto que en su momento no pudo conseguir ni siquiera Íngrid Betancourt. ->>Vea más...
 
FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...