PUEDE LEER TODAS LAS SEMANAS LOS EXCELENTES TRABAJOS PERIODÍSTICOS DE LOS DANIELES EN INFORME25.COM

domingo, 10 de julio de 2022

(Colombia) Gilead (+Opinión)

Por: Ana Bejarano Ricaurte -
En 1985 la célebre escritora canadiense Margaret Atwood publicó su novela El cuento de la criada. El ya icónico texto describe una distopía en la que se impone un régimen de esclavitud y maternidad forzada, con la excusa del decrecimiento alarmante de las tasas de nacimiento. Cuando la supervivencia de la humanidad está en riesgo, quienes pueden gestar se convierten en el más preciado botín de guerra. En el relato de Atwood, los Estados Unidos se transforman en una violenta teocracia llamada Gilead. Lugar inspirado en referencias bíblicas que usan para justificar la dictadura. 

​Hace poco Atwood confesó que se detuvo varias veces mientras escribía su bestseller por extremista y fantasioso. Ahora, ante la decisión de la Corte Suprema de Justicia estadounidense de tumbar la protección federal del derecho de aborto, la autora ha vuelto a señalar un paralelo. Y aunque Gilead parece lejos, esa sentencia es tal vez el revés más grande que ha sufrido el feminismo mundial en décadas. Las consecuencias serán devastadoras para millones de mujeres en ese país y en el resto del planeta. 

En 1973 esa misma corte falló el histórico caso de Roe contra Wade, en el cual admitió que el aborto era reconocido como derecho fundamental en la Constitución. Desde ese entonces EE. UU. se convirtió en un lugar trascendental para la lucha mundial por la autonomía femenina. Pero la decisión fue objetada por poderosas minorías religiosas que por fin pudieron poner un presidente que completara la cruzada: Donald Trump logró posicionar juristas de la extrema derecha comprometidos con el desmonte de Roe.  

Siempre me impactó del relato de Atwood que semejaba una forma de realismo mágico del terror, donde la sujeción de las mujeres en este nuevo régimen del horror parecía irreal y absurda, pero curiosamente creíble. La criada protagonista, la revolucionaria June, explica cómo pasaron de la democracia imperfecta al suplicio: “ahora estoy despierta ante el mundo. Antes estaba dormida. Así fue como dejamos que pasara”.   

El pasado 24 de junio, tras más de cincuenta años de haber saldado el tema, la Suprema reversó y dijo que no existía un derecho constitucional a abortar y se amparó en que hay tradiciones legales —fundadas en creencias religiosas— en las cuales no se contemplaba esa garantía. Algo así como “no es derecho ahora porque antes no lo era”. 

Y más allá de las discusiones jurídicas sobre la calidad o corrección de la decisión, lo cierto es que expertos han señalado que podría resultar en sesenta mil nacimientos no deseados al año, los cuales afectarían predominantemente a mujeres jóvenes, pobres, negras, inmigrantes y desprotegidas por el Estado. Esto sin contar la proliferación de procedimientos inseguros en donde morirán millones. Además, Clarence Thomas, uno de los magistrados que acompañó la decisión, advirtió que esto debería servir para que se reconsideraran protecciones al matrimonio igualitario y al acceso a la medicina de anticoncepción. 

La nefasta sentencia para las gringas afecta a todas las mujeres del mundo. En especial porque EE. UU. se había convertido en una potencia para el entrenamiento a personal médico sobre este asunto, así como en un importante financiador de campañas que propenden por la autodeterminación reproductiva de las mujeres en el planeta. El efecto dominó de esta decisión tendrá efectos devastadores por décadas.  

Desde ya lo estamos viendo en Colombia, donde hace pocos meses el movimiento Causa Justa logró un histórico triunfo que reconoció el derecho a abortar hasta la semana 24 de gestación. El día que soplaron vientos retrógrados desde la tierra del Tío Sam, el Ministerio de Justicia, en un gesto de triste oportunismo, decidió respaldar una pasada petición que intenta tumbar la sentencia. Y el pasado miércoles, Iván Duque pasó otra pena ampliando estigmas al decir que “el aborto no es un método anticonceptivo”, que tampoco es un derecho y que la vida empieza desde la concepción. Ideas que puede enseñarle a sus hijos en su casa, pero que no pueden ser política de Estado. ->>Vea más...
 
FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...