jueves, 13 de julio de 2017

Ocho cosas que no debes hacer jamás en un restaurante de lujo

Cenar en un local de categoría es una experiencia que no ocurre todos los días. Como sucede con otros encuentros sociales, existen una serie de normas no escritas que uno no tiene por qué conocer. Con el fin de evitar sorpresas, el medio ‘Bussiness Insider’ ha preguntado a tres célebres personajes del mundo de la restauración para obtener una lista de consejos con la que echar una mano a aquellos que asisten por primera vez a una de las cenas de primer nivel que allí se organizan.

Los personajes en cuestión son Timothy Hollingsworth, chef y propietario del famoso local ‘Otium’ de Nueva York; Sur Lucero, prestigioso sumiller, y Julia Esteve-Boyd, experta en cuestiones de protocolo.

Los restaurantes no muestran todas las mesas que tienen libres en internet. Merece la pena llamar directamente

Para que no te sientas torpe a la hora de comportarte en uno de estos establecimientos, recogemos los ocho errores más comunes de los clientes novatos que según tales expertos deberías evitar a toda costa.
1. Renunciar si no se puede reservar online

Si uno acude a las páginas web de estos restaurantes de lujo verá que es corriente no hallar ninguna mesa disponible, incluso en fechas muy alejadas en el tiempo.

Los expertos aconsejan no renunciar jamás a la reserva y recurrir al viejo método de llamar directamente al local “Los restaurantes no muestran todas las mesas que tienen libres en internet, así que merece la pena descolgar el teléfono”, asegura Hollingston.

2. No vestirse correctamente para la ocasión

Al igual que ocurre con otros lugares exclusivos, como los casinos o las discotecas, muchos restaurantes se reservan el derecho de admisión ante una indumentaria inadecuada.

Parece descabellado, pero existe una tendencia llamada 'descorche' que consiste en llevar la propia botella de vino a la cena desde casa

La experta en etiqueta Esteve-Boyd afirma que es un craso error acudir a estos locales con unos vaqueros y sin chaqueta. Es fundamental conocer el código de vestimenta antes de llegar al sitio, por lo que si vamos acompañados de un amigo que tiene más experiencia nunca está de más preguntarle antes.
3. No mantener las buenas maneras

En estos locales, los gritos del tipo “¡camarero!” o “¡la cuenta!” están implícitamente excluidos. Los expertos aconsejan no pedir salsas para completar las propuestas de cada plato, siendo de particular mal gusto el solicitar ketchup, mostaza o mayonesa. Para las mujeres es importante respetar una norma: no poner jamás el bolso encima de la mesa.

Esteve-Boyd señala otras pequeñas reglas que, sin embargo, no resultan tan obvias. Cuando se use la servilleta, hay que limpiarse con discrección. A la hora de cortar el pan, se debe hace siempre con el cuchillo y no partirlo jamás con la mano. Para llamar, por último, al camarero y evitar que se genere ruido en la sala, algunos locales han instalado en la mesa un pequeño aparato con botones que se conoce como “ya voy” y que es lo más adecuado para requerir su servicio.
4. Sentirse obligado a pedir vino

Parece descabellado, pero existe una tendencia que se conoce en el mundo anglosajón como BYOB (Bring Your Own Bottle) y en España como 'descorche', que consiste en llevar la propia botella de vino a la cena desde casa.

Algunos locales de referencia de Madrid o Barcelona cobran de 9 a 12 euros por cada botella que se trae, mientras en otros el servicio es gratis, ya que defiende que es un plus añadido para aquellos amantes de los buenos caldos.

Sur Lucero asegura que con este método podemos disfrutar de mejores propuestas que las ofrecidas en las cartas a mucho mejor precio.
5. No avisar sobre posibles intolerancias

En el caso de que se tenga alguna alergia a los alimentos es importante informar al restaurante con tiempo para que este pueda adaptarse al cliente. Lo ideal, incluso, es avisar justo en el momento de la reserva.

El personal de estos establecimientos está altamente cualificado y su labor consiste también en asesorar a los clientes y resolver sus dudas

“De este modo, puedes sacarle el máximo provecho a la comida sin perderte, por culpa de algún ingrediente, los mejores platos”, señala Hollingsworth.
6. Pedir siempre tu comida favorita

Si aceptamos pasar una noche única, tenemos que estar abiertos a salir de nuestra zona de confort. El chef Hollingsworth advierte: “Se trata de una oportunidad para experimentar algo que no puedes hacer en casa y que te puede dar muchas ideas para ampliar tu espectro de sabores, incluso para tus futuras recetas”.
7. Comer solo las especialidades

Si bien es cierto que la mayoría de locales suelen tener platos que les han dado su nombre, estos restaurantes basan su prestigio también en la variación de las propuestas de sus cartas.

“Muchos restaurantes de prestigio cambian sus menús con regularidad, por tanto, si solo pides los platos más reconocidos, puedes acabar perdiéndote magníficas alternativas preparadas con buenos ingredientes de temporada”.
8. Tener miedo a preguntar

Los camareros y sumilleres de estos establecimientos son personal altamente cualificado cuya labor va más allá de servir al cliente. Estos profesionales están ahí para resolver también a sus dudas y sus inquietudes.

Sur Lucero defiende: “Los nuevos clientes deberían informar dese el principio a los camareros de cuán osados desean ser con el menú. De este modo podrán relajarse y disfrutar mejor de la cena”.

FUENTE: Gonzalo de Diego Ramos - http://www.elconfidencial.com