domingo, 24 de septiembre de 2017

(Cataluña - España) Un mando único de Interior coordinará a los Mossos para el referéndum

La sede de la Fiscalía de Barcelona ha acogido en la mañana del sábado una reunión para que el Ministerio del Interior asuma el control de los Mossos d’Esquadra, que ya no dependería de los cargos políticos de la Generalitat, según han confirmado fuentes policiales en Cataluña.
Esta intervención solo sería parcial, según estas mismas fuentes, porque se limitaría a todo lo relacionado con el referéndum convocado por Carles Puigdemont para el próximo 1-O, sin afectar al resto de actuaciones policiales.
El mecanismo por el que se ejercería este control sería la creación de un mando único en Cataluña bajo la tutela de un coronel de la Guardia Civil, según han apuntado estas mismas fuentes. Esta toma de control se lleva a cabo una semana antes del 1-O, declarado ilegal por el Constitucional, y está limitada solo a esta convocatoria. El coronel designado para ello es Diego Pérez de los Cobos, director del gabinete de coordinación y estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad.

La reacción de la Generalitat ha llegado de la mano de su conseller de Interior, Joaquim Forn. En una declaración institucional, Forn ha asegurado que el Govern no acepta la "injerencia del Estado en los Mossos d'Esquadra porque se salta todos los órganos que el marco jurídico dispone para coordinar la seguridad de Cataluña". El conseller ha lamentado que el Ministerio de Interior quiera asumir la coordinación de los Mossos y ha denunciado la voluntad del Gobierno de intervenir los Mossos d'Esquadra "tal como se ha hecho con las finanzas de la Generalitat".
Forn ha asegurado que los Mossos d'Esquadra, a través del mayor Josep Lluis Trapero, han expresado "la voluntad del Cuerpo de no aceptar la coordinación del representante del Estado español" con el resto de fuerzas de seguridad. De hecho, Forn ha avanzado que los servicios jurídicos del Govern están estudiando la instrucción dada a los Mossos "para dar una respuesta jurídica". Los Mossos se han pronunciado a través de Twitter asegurando continuarán ejerciendo sus competencias "para garantizar la seguridad y el orden público, y estar al lado del ciudadano".

El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, que ha respaldado la posición de Forn, ha lanzado un mensaje a los agentes de la Guardia Civil desplazados a Catauña: "Todos nosotros somos gente honrada. Quien les ordena las detenciones y los registros no pueden decir lo mismo".
Y es que el mando único controlaría no solo la Policía Nacional, la Guardia Civil y los Mossos d’Esquadra en Cataluña sino también las policías locales. Pero únicamente para todas las cuestiones que afectan a la consulta soberanista y no para el resto de trabajos policiales. La tutela de las policías locales es clave porque desvincula a los alcaldes del control de las guardias urbanas de sus municipios, lo que facilitaría que en los pueblos pequeños sean estos agentes los que impedirían físicamente la consulta soberanista. Del mismo modo Forn quedaría separado del mando de la policía autonómica y perdería cualquier control sobre los 18.000 agentes de Mossos desplegados por todo el territorio catalán para todo lo que tenga que ver con el referéndum. En este sentido la intervención sobre los Mossos sería más suave y focalizada sólo en la consulta que la que se aplicó sobre la conselleria de Economía, que ha perdido todas su autonomía financiera desde el pasado jueves.​

"El Estado pretende dirigir los operativos policiales de Cataluña a través de un alto cargo del ministerio del Gobierno español y este es un hecho inaceptable", ha señalado Forn en esa declaración institucional, quien ha considerado que ya existen "organismos para coordinar técnicamente las actuaciones de los cuerpos policiales en Cataluña en el marco de la Junta de Seguridad y así se ha informado en la misma reunión a la Fiscalía". Forn ha concluido su alocución pidiendo "mucha tranquilidad a la ciudadanía porque el Cuerpo de Mossos d'Esquadra no renunciará nunca a ejercer las competencias que le son propias".

El Govern acusa al fiscal de violar el Estatut
El gobierno de la Generalitat ha acusado al fiscal de "extralimitarse en sus funciones" y violar el Estatut y la ley orgánica de fuerzas y cuerpos de seguridad, al plantear que los Mossos d'Esquadra pasen a ser coordinados por el Ministerio del Interior. Fuentes de la Generalitat han explicado a Efe que con esta orden "el fiscal se extralimita en sus funciones", porque "una cosa es ordenar a una policía judicial" una actuación concreta y otra es "decidir a quién debe dar órdenes". La iniciativa tomada por el fiscal, señalan desde el Govern, "se salta el artículo 164 del Estatut", que establece que "corresponde a la Generalitat el mando supremo" de los Mossos y "la coordinación de la actuación de las policías locales".

Según las fuentes consultadas, el propósito del fiscal también choca con la ley orgánica 2/1986 de fuerzas y cuerpos de seguridad, ya que "la vigilancia de espacios públicos y la seguridad corresponde a los Mossos". Además, "no han hecho un decreto ley previo preceptivo", por lo que el Govern sopesa impugnar la instrucción ante la Fiscalía y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. El gobierno de la Generalitat también estudia presentar un incidente competencial ante el Tribunal Constitucional, aunque antes de tomar una decisión encargará un informe jurídico.
La iniciativa del fiscal "se salta el artículo 164 del Estatut", que establece que "corresponde a la Generalitat el mando supremo" de los Mossos
El sindicato mayoritario de los Mossos d'Esquadra SAP-Fepol también ha criticado la decisión de la Fiscalía. "Una decisión que ha sido tomada sin que ni tan solo haya sido convocada la Junta de Seguridad de Cataluña, la cual recordamos que es responsable de coordinar la actividad de los cuerpos policiales del Estado y de Cataluña", ha dicho. Asimismo, ha dicho que el sindicato se posiciona claramente en defensa de la policía catalana: "Una institución que en ningún caso se puede ver politizada y que después de decisiones como las de este sábado se ve claramente condicionada por decisiones puramente políticas y no por decisiones estrictamente operativas". También ha reclamado a todos los actores políticos que dejen de utilizar a los Mossos como herramienta política, y ha insistido en que "continuará estando a la altura de las circunstancias".
El Gobierno queda a la espera de que el Mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, entregue el informe jurídico de la Generalitat como respuesta definitiva a la orden del fiscal después de las declaraciones de conseller.
El Ministerio del Interior señalaba en un comunicado en la mañana del sábado que esta medida no supone que se retire competencia alguna a los Mossos de Esquadra, "como tampoco se le retira a la Guardia Civil ni a la Policía Nacional, simplemente se acuerda este mecanismo de coordinación que, en lo esencial, es el mismo por el que a los MdE se les encomendó las actuaciones posteriores al atentado de Barcelona y Cambrils". Esta decisión faculta a ese mando único "para convocar y dirigir cuantas reuniones de planificación y coordinación del mencionado dispositivo con los responsables autonómicos de Guardia Civil, Policía Nacional y Mossos d'Esquadra, debiendo dar cuenta del resultado de las mismas a mi autoridad", señala el escrito del fiscal.
Pérez de los Cobos, de 53 años, es coronel de la Guardia Civil y Diplomado de Estado Mayor y desde hace 11 años está vinculado al Ministerio del Interior cuando se incorporó como asesor del gabinete del entonces ministro, Alfredo Pérez Rubalcaba, del que fue su hombre de confianza. En julio de 2011, al asumir la cartera de Interior Antonio Camacho, Diego Pérez de los Cobos fue designado para el puesto de director del Gabinete de Coordinación y Estudios que actualmente ocupa, habiendo permanecido en el mismo durante la etapa de Jorge Fernández Díaz como ministro y en la etapa actual con Juan Ignacio Zoido.

FUENTE: Con información de https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...