miércoles, 21 de noviembre de 2018

(España) Guerra accionarial en Realia por la 'rara' ampliación de capital impulsada por Slim

El rodillo de Carlos Slim en la inmobiliaria Realia está levantando ampollas. El fondo Polygon —propietario de un 10% de la compañía— ha decidido levantar la mano y hacer saber al mercado su disconformidad con la manera de proceder del magnate en la cotizada española. Según ha podido saber El Confidencial, la firma británica ha remitido una carta al presidente del consejo de administración (Juan Rodríguez Torres) para manifestar su disconformidad con la ampliación de capital de 149 millones de euros anunciada hace unos días.

En el documento, Polygon detalla las preocupaciones que les ha generado la decisión del consejo de administración de Realia, controlado por Carlos Slim de manera directa y a través de FCC con cinco puestos, a los que se suman dos vocales independientes, uno de ellos Carmen Iglesias, quien fuera ya consejera de la constructora en la época de Esther Koplowitz, pues entiende que no se ha proporcionado “información detallada” de cuáles son las razones de esta decisión ni se ha cumplido con la promesa de “mejorar la transparencia” de la compañía.

Los argumentos del fondo cuestionan algunos aspectos clave de la decisión, hasta el punto de dudar de que la ampliación de capital vele por el interés último tanto de la compañía como del conjunto de los accionistas. Y estos son los motivos:

1- Realia no ha comunicado al mercado ni a sus accionistas, o lo ha hecho de manera inadecuada, la naturaleza de la decisión (estrategia, operacional o financiera) y solo ha comunicado vía CNMV que la finalidad es reducir deuda y financiar el desarrollo.

También alega el desconocimiento sobre los términos empleados por el consejo para realizar la ampliación con un descuento del 7,5% respecto al precio de las acciones y de un 35,6% respecto al valor liquidativo de los activos (NAV), según datos a cierre del primer semestre.

2- Cuestionan la conveniencia de la ampliación para cumplir los propósitos planteados. Por un lado, porque la inmobiliaria ya refinanció su deuda corporativa (670 millones) en junio de 2017 y ha hecho lo mismo con la vinculada al área residencial (120 millones) este verano.

El apalancamiento de Realia representa un 37% respecto al valor de sus activos (1.800 millones), un ratio equiparable al de otras inmobiliarias cotizadas como Colonial (38%), Merlin (43%) o LAR (31%), según datos de septiembre de 2018.

3- Estiman desproporcionado el precio de la ampliación (0,85 euros por acción) respecto al último valor de los activos reportado (1,32 euros por acción). Más aún, como sostiene Polygon, si Realia aplicara el sistema de valoración RICS para sus activos, pues sería de hasta el 50%.

En este sentido, el fondo no entiende por qué la compañía emplea un sistema de valoración diferente al del resto de cotizadas, pues penaliza el valor de los activos y resta capacidad de monetización a la hora de afrontar desinversiones.

4- En último lugar, consideran que existe una “gran asimetría” en la información que reciben los diferentes accionistas de Realia.

Nadie más sabe con detalle los planes de Realia. La compañía no ha presentado su plan de negocios ni ha comparecido antes los analistas, de manera que se está extrayendo información relevante al mercado acerca del valor de sus acciones.

FUENTE: Con información de https://www.elconfidencial.com
 

LO + Leído...