viernes, 12 de abril de 2019

(España) Envasadores usan zumo suramericano para comercializar su aceite virgen extra en EEUU

No es un proveedor de gran volumen, ni tampoco su producto viene a competir con el europeo: es el aceite de oliva extraído entre marzo y mayo en Argentina, Chile o Uruguay. Un zumo de aceitunas de Sudamérica que ha consolidado en el último lustro un flujo anual estable de unas 5.000 toneladas. Llegan a España justo cuando el aceite producido en el Mediterráneo (en el conjunto del hemisferio norte) acumula ya unos seis meses desde que salió de la almazara. El procedente de Latinoamérica, con una altísima calidad, sirve para refrescar y aportar más cuerpo a esos aceites almacenados. Esto permite a los grandes grupos envasadores españoles mantener con garantías la exportación de la calidad virgen extra, la máxima, sobre todo al mercado de EEUU.

Grupos como Deoleo, Borges, Migasa o Acesur vienen utilizando este mecanismo, que complementa la operativa habitual —y mucho más asentada— de abastecerse de otros países mediterráneos como Túnez, Marruecos, Portugal o Grecia. "No son cantidades determinantes, ni que influyan en los precios. Quien compra allí no lo hace por precio, aunque si encuentra una buena oportunidad, puede entrar. Lo hace para defender la calidad de los aceites cara a mercados en los que la rotación en los lineales de los supermercados es más baja o bien que están lejos y tardan meses en llegar a sus puntos de venta finales, por ejemplo, en Asia. Con ello, sortean mejor la pérdida de calidad que el aceite experimenta con el paso del tiempo", explica un empresario dedicado al comercio internacional de aceite.

FUENTE: Con información de CARLOS PIZÁ - El Confidencial
 

LO + Leído...