miércoles, 12 de junio de 2019

(EE.UU.) Trump agita la hoja doblada del acuerdo 'secreto' con México ante medios, pero los periodistas logran leerla

Este martes Donald Trump insistió en la existencia de un acuerdo secreto y "muy bueno" con México. Para demostrarlo, sacó de su chaqueta la hoja del supuesto documento y la enseñó a los periodistas antes de partir desde la Casa Blanca rumbo a Iowa.




"Este es el acuerdo que todos dicen que no tengo, así que... No, porque voy a dejar que México haga el anuncio en el momento adecuado. Por México, que quiere llevarlo a cabo, pero aquí está el acuerdo. Es un acuerdo muy simple. Consiste en una página, es una página de un acuerdo muy largo y muy bueno, tanto para México, como para EE.UU.", aseguró el presidente estadounidense.

De lo que probablemente no se dio cuenta fue que la hoja doblada en tres partes lució algo transparente a plena luz del día, sobre todo en las lentes de las cámaras de alta precisión de los fotógrafos.

El acuerdo 'secreto' dejó de ser tan secreto justo en el momento en que se dejó ver en las fotos que pronto aparecieron en distintos medios. Entre las partes visibles del revés se distingue que se trata de una copia del documento original que fue firmado el 7 de junio y se ven frases como "un compromiso en virtud del cual cada parte aceptaría el retorno y tramitaría las solicitudes de estatus de refugiado de nacionales de terceros países que hayan cruzado el territorio de aquella parte". También se menciona cierto tipo de "reparto de responsabilidades" relacionado con los "refugiados".

Una frase se distingue entera: "Si Estados Unidos determina ―a su discreción y después de consultarlo con México― después de 45 días naturales a partir de la fecha de la emisión de la Declaración Conjunta, que las medidas adoptadas por el Gobierno de México de conformidad con la Declaración Conjunta no alcancen resultados suficientes en abordar el flujo de migrantes hacia la frontera sur de Estados Unidos, el Gobierno de México tomará todos los pasos necesarios bajo su legislación nacional para poner en vigor el acuerdo con el fin de garantizar que el mismo entre en vigor en un plazo de 45 días".

Según apunta The Washington Post, cuyo fotógrafo Jabin Botsford tomó una de las instantáneas precisas de la hoja agitada por Trump, las dos firmas que figuran en el documento no son de los presidentes de los respectivos países ni de embajadores, sino que parecen pertenecer al asesor legal del Departamento de Estado de EE.UU. Marik A. String y a Alejandro Celorio Alcantara, consultor jurídico adjunto de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

Por su parte, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, confirmó en una rueda de prensa la existencia de una negociación en curso con EE.UU. y señaló que el lunes el Gobierno de México refrendó "el compromiso de diálogo y cooperación con las autoridades de EE.UU. para enfrentar el fenómeno migratorio en la región de manera conjunta".

También afirmó que no hay nada secreto en lo acordado entre ambas partes: "No hay ningún acuerdo de ninguna especie que no se haya dado a conocer; todo esto que estoy diciendo se dio a conocer desde el viernes, solo que lo estoy detallando. Pero eso es lo que acordamos, es decir, es un acuerdo migratorio".

Ebrard ofreció un resumen detallado de las negociaciones, indicó que las partes elaboraron un borrador de la declaración conjunta y expresó la esperanza de que se tengan "buenos resultados" en 45 días. También confirmó que en ese plazo se evaluarán las medidas del Gobierno mexicano para reducir el flujo de migrantes irregulares que llegan a México para dirigirse a la frontera de EE.UU.

El ministro de Exteriores reconoció que si en 45 días México no cumple con las metas acordadas, EE.UU. puede insistir en un acuerdo de un "tercer país seguro", en el marco del cual los migrantes centroamericanos tendrán que tramitar sus solicitudes de asilo en EE.UU. desde el territorio mexicano.

En lo que concierne a los aranceles, otro tema álgido en las relaciones de México y EE.UU., el analista internacional Salvador González Briceño comentó a RT que el Gobierno de López Obrador cedió demasiado ante Washington, pero en su opinión, no tuvo más remedio que hacerlo para evitar una fuerte presión económica. "Andrés Manuel no puede ponerse en una postura de fuerza, porque nuestra economía es muy frágil de manera lamentable", declaró.

FUENTE: Actualidad RT
 

LO + Leído...