jueves, 11 de julio de 2019

(España) Científicos sevillanos destapan el tráfico de marfil gracias a las bombas nucleares

Lo normal es que si uno piensa en las bombas nucleares y las posteriores pruebas realizadas con este mismo armamento, a su cabeza solo vengan imágenes en blanco y negro y la destrucción que estas produjeron. Su recuerdo se quedó en los años sesenta, cuando se prohibieron, al menos públicamente. Pero sus consecuencias no se limitaron al daño originado en los lugares donde cayeron y en la geopolítica posterior, sino que la propia naturaleza también se vio impregnada de este armamento a nivel global. Ahora, casi 60 años después de que se dejasen de probar, esta huella se está utilizando, al menos en algunos casos, para hacer el bien.

¿A qué nos referimos con hacer el bien? Estas pruebas nucleares hicieron que cambiase, en todo el planeta, el nivel de carbono que había en el ambiente, modificando la naturaleza, y eso está siendo aprovechado por las autoridades españolas para destapar casos de tráfico ilegal de marfil. Sí, puede sonar algo extraño, pero la Guardia Civil y el Ministerio de Transición Ecológica están utilizando desde hace tres meses la famosa técnica del carbono 14 que realizan en el Centro Nacional de Aceleradores (CNA) para poder datar de forma exacta cualquier pieza de marfil que se encuentre en el mercado y así dar con el tráfico ilegal de este material tan preciado.

"La idea vino del propio ministerio y de la Guardia Civil. Ellos querían datar las piezas de marfil que habían encontrado en todo tipo de mercados para descubrir si eran anteriores o posteriores a 1947, que es el año límite que establece la ley para comerciar con estos objetos. Todas las piezas realizadas con marfil posterior a ese año son ilegales, así que acudieron a nosotros para que fecháramos dichas obras", explica en conversación con Teknautas Javier Santos, físico, técnico general del CNA y uno de los responsables de grupo de científicos que trabajan codo con codo con la Guardia Civil. "Aprovechando la fecha límite, establecimos unos parámetros y comenzamos las investigaciones", comenta Santos.

El CNA no es un centro cualquiera y por eso acudieron a ellos. El grupo de Santos, formado por él y otras dos compañeras con formación como químicas, realiza las dataciones con una técnica única en España llamada 'espectometría de masas con acelerador' (para la cual se necesita un acelerador espectrómetro de masas que solo se tiene en ese centro), que permite distinguir sin lugar a dudas materiales posteriores al año 1950 de los anteriores a esa fecha, y lo que es mejor: solo necesitan unos 100 miligramos de la pieza para la prueba. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de GUILLERMO CID - El Confidencial
 

LO + Leído...