jueves, 11 de julio de 2019

(España) Villarejo se acoge al secreto profesional para no aclarar su relación con Garzón y Delgado

Policía, pero también abogado. El comisario jubilado José Manuel Villarejo se ha acogido este miércoles al secreto profesional del que goza como letrado colegiado para no responder a las preguntas sobre su relación con 'el mago', nombre en clave con el que se refería al exjuez Baltasar Garzón, ni con 'D2', apelativo que utilizaba para hablar de la ministra de Justicia Dolores Delgado. Una comitiva compuesta por el juez Manuel García Castellón y los fiscales Anticorrupción se ha desplazado la mañana de este miércoles a la cárcel de Estremera para tomarle declaración sobre los trabajos que realizó para los Pérez Maura y el BBVA, pero al preguntarle sobre los nombres en clave que utilizaba para referirse al el exjuez y a la ministra, Villarejo se ha negado a responder, explican fuentes jurídicas a El Confidencial.

El expolicía ha defendido que sus contactos con miembros de la Audiencia Nacional se enmarcan en su labor como abogado y, por tanto, están protegidos por el secreto profesional. "Hay muchos magos en mi vida: uno en el CNI, otro en los servicios secretos americanos...", ha llegado a decir cuando se le ha preguntado por quién es 'el mago' que aparece en sus anotaciones. Respecto a la declaración que prestó este martes el que fuera su socio y abogado, Rafael Redondo, que aseguró que la trama intentó contratar a Garzón para impedir la extradición del naviero Pérez Maura a Guatemala, Villarejo ha calificado esta afirmación como "una imprudencia", explican las fuentes consultadas. Con esta estrategia, el expolicía ni confirma ni desmiente los encuentros con pesos pesados de la Audiencia Nacional para evitar la extradición a Guatemala, citas que sí se reflejan por el contrario en los audios y documentos que le han sido incautados.

El interrogatorio ha arrancado así con preguntas sobre la pieza Pit, que se centra en el supuesto pago de 10 millones de euros por parte del naviero Ángel Pérez-Maura a Villarejo para que frenara su entrega a Guatemala en 2016, donde hay un procedimiento por corrupción contra su compañía Grup Maritim. El expolicía ha confirmado esta contratación y ha asegurado que logró varios de los objetivos fijados antes de que el trabajo se viera interrumpido por su ingreso en prisión, pero ha insistido en todo momento en la legalidad de este tipo de acciones y en que nunca se presentó como policía en activo. En cuanto al papel que jugó su amigo y empresario Adrián de la Joya, también imputado en la causa, se ha limitado a decir que no le extrañaría que hubiese cobrado por sus servicios, pero que no puede confirmarlo porque los pagos los llevaba Redondo. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de PABLO GABILONDO - El Confidencial
 

LO + Leído...