miércoles, 14 de agosto de 2019

Los auriculares de Sony que llegan donde Apple y otros no

"¿Lo escuchan? Es el silencio". Esa frase pronunciada por Albert Rivera en uno de esos debates electorales en los que llevaba encima más sorpresas en el bolsillo que Doraemon le sienta como anillo al dedo a una de las últimas creaciones de Sony. Tras el poco o nada atractivo nombre de WF-1000XM3 se esconden unos nuevos auriculares compactos e inalámbricos —toda la vida me he referido a ellos como cascos— cuyo principal valor es una capacidad asombrosa de acallar el ruido que no hay alrededor.

El 'noise cancelling' (cancelación de ruido, en este caso activa), una tecnología que básicamente busca poder aislarnos del mundo y centrarnos en lo que está sonando en nuestros oídos, es la punta de lanza de un dispositivo que pretende adelantar por la derecha a los AirPods y otros tantos. Pero ¿qué significa el silencio en este caso? Pues significa que con el volumen al 50% el ruido cuando viajas en un avión se convierte en un leve murmullo. Lo mismo con el Cercanías o en el metro. En el gimnasio puedes concentrarte en lo tuyo sin que se cuelen entre tu música algunas de las exasperantes conversaciones que allí se oyen entre mancuernas y testosterona o ese hilo musical de fondo que sirve tanto como para sudar la gota gorda como para amenizar las compras en cierta cadena de moda donde lo difícil es encontrar algo discreto.

Pero claro, esto, llegar hasta donde no llega Apple y otros tantos que lo han intentado, cuesta lo suyo. No me refiero a sudor y lagrimas. Me refiero al dinero. A la guita. No es un producto, digamos, barato. Si fuiste capaz de, cuando los AirPods vivían sus días de vino y rosas, conformarte con uno de esos clones baratos de 25 euros y todavía los defendías a capa y espada, te parecerá algo cuasi pornográfico los 249 euros de precio de salida. Si en este punto no has puesto el grito en el cielo y has contestado que por bastante menos te compras un móvil, sigue leyendo. Esta es nuestra experiencia con lo mejor (y lo peor, que no es infalible) de uno de los auriculares 'in-ear' más prémium que ahora hay en el mercado.

Antes de entrar en materia, un apunte obvio. Seguramente, si es que has oído hablar de ello, cuando te mencionan el 'noise cancelling' te vienen a la cabeza esos enormes auriculares de diadema. El tamaño influye. El formato también. En esos casos, el dispositivo ya ejerce un aislamiento físico al cubrir completamente nuestras orejas, al que se suma el que ejerce ya esta tecnología. Aquí tenemos un aparato más pequeño, que aunque no alcanza en aislamiento a sus hermanos mayores o los Quietconform 35 II (Sony y Bose son los reyes de esa categoría a día de hoy), rinde a un nivel excepcional para sus condiciones. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de MICHAEL MCLOUGHLIN - El Confidencial
 

LO + Leído...