miércoles, 25 de septiembre de 2019

Las tecnologías que están cambiando la gestión de activos

Cuando pensamos en inversiones y gestión de activos a menudo recurrimos a la imagen dibujada en muchas películas: la de un gestor de inversiones que, usando sólo su propio instinto, acaba consiguiendo los mejores múltiplos para sus clientes. Sin embargo, hace tiempo que esa imagen dejó de ser realista.

A día de hoy la tecnología cumple un papel esencial en la gestión de activos, ya que permite no solo analizar el comportamiento de los mismos sino también predecir sus evaluaciones futuras y, en definitiva, racionalizar los procesos de inversión en función de criterios concretos y objetivos. En este sentido, hay cuatro tecnologías que, aplicadas a esta gestión, destacan sobre las demás.

1.- Data Analytics & Big Data
Con el tiempo, la inversión en activos arroja una serie de datos que, bien analizados, pueden ofrecer patrones diferenciadores. Ahí es donde entra en juego el big data y el analytics, que se encargan del “análisis de grandes cantidades de datos complejos para obtener tendencias del mercado y ayudar en la toma de decisiones de gestión”, asegura Javier Muñoz Neira, socio responsable de Asset Management de KPMG en España.

El uso de esta tecnología no ha pasado desapercibida para las grandes firmas de inversión. En cuanto a sistemas un ejemplo es Aladdin, desarrollado por Blackrock, que combina de manera precisa ‘analytics’ con gestión de carteras y operaciones permitiendo a los gestores tomas de decisiones muy soportadas.

2.- Inteligencia Artificial
El análisis de datos constituye un buen punto de partida en la aplicación de la tecnología a la gestión de activos, pero la labor debe ir más allá. Este paso adelante se consigue con la inteligencia artificial y el machine learning, innovaciones que no solo permiten analizar las tendencias actuales, sino que además aprenden de su propia experiencia a lo largo del tiempo

Así pues, ambas tecnologías son capaces de analizar las bases de datos existentes, detectar sus patrones de comportamiento, cruzarlos con otros procesos de inversión y, de este modo, predecir los comportamientos futuros, una tarea que puede ser de gran ayuda para los gestores de inversión en activos. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Confidencial
 

LO + Leído...