domingo, 20 de octubre de 2019

"Era patriótico y creía en este país": Deportarán a El Salvador a un veterano de guerra del Ejército de EE.UU.

La Justicia estadounidense tiene previsto deportar de manera inminente al veterano de guerra del Ejército de EE.UU. José Segovia Benítez, de 38 años, a El Salvador, país que abandonó cuando tenía 3 años, informaron este sábado medios locales.
Segovia Benítez, que creció en la ciudad californiana de Long Beach y lleva un tatuaje de la estatua de la libertad en su pecho, sirvió en la Infantería de Marina estadounidense entre 1999 y 2004. Durante esos años participó en la guerra de Irak, lo que le valió numerosas medallas y reconocimientos. Sin embargo, al regresar del país árabe le diagnosticaron un trastorno por estrés postraumático (TEPT) y un traumatismo craneoencefálico.

Tras caer en el alcoholismo, entró en prisión varios años por condenas relacionadas con las drogas y la violencia doméstica, entre otros delitos. Aunque tenía "estatus legal" en el país norteamericano, en octubre del año pasado, poco después de salir de la cárcel, la Justicia tomó la decisión de deportarlo a su país natal.

"Un país extremadamente peligroso"

Un grupo de gente —entre los que figuran amigos, familiares y abogados del exveterano— ha pedido al gobernador de California, Gavin Newsom, que intervenga en el caso y detenga la deportación, que tildan de "cruel". En su opinión, este no es modo de tratar a alguien que luchó por EE.UU. "Era patriótico y creía en este país", explica su hermana Basty García.

La familia del exveterano denuncia que no ha recibido el tratamiento que necesitaba para su TEPT, y condenan que sea deportado "a un país extremadamente peligroso". Según explican, el proceso de deportación empezó este martes, aunque posteriormente su avión con destino a El Salvador aterrizó en el estado de Arizona, donde se encuentra arrestado.

Los abogados de Segovia Benítez contactaron en agosto con el gobernador Newsom para solicitarle que cancelara la orden de extradición.

Por otra parte, los letrados indican que su cliente debería haber sido acusado de delitos menores. A modo de ejemplo, el abogado Thomas Sánchez detalla que fue acusado por agresión con arma mortal, aunque no usó el destornillador que tenía en su bolsillo. Mientras, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas estadounidense (ICE, por sus siglas en inglés) explica que el hombre fue condenado a 8 años de cárcel por infligir lesiones corporales a su esposa.

FUENTE: Con información de Actualidad RT
 

LO + Leído...