miércoles, 9 de octubre de 2019

(España) Iberdrola contrató a Villarejo para investigar al juez que bloqueaba una central millonaria

Iberdrola tuvo a sueldo durante años al comisario Villarejo. La segunda empresa más grande del Ibex 35 contrató de forma recurrente al policía para que investigara en secreto a firmas competidoras y maniobrara para desbloquear proyectos millonarios. Documentos y grabaciones que no habían trascendido hasta la fecha y a los que ha tenido acceso El Confidencial en una investigación conjunta con 'Moncloa.com' revelan que el presunto cerebro de la operación Tándem habría estado realizando todo tipo de servicios clandestinos para la eléctrica al menos desde 2004. Ninguna de las piezas separadas en las que se divide el procedimiento que instruye la Audiencia Nacional sobre Villarejo analiza por ahora sus trabajos para esta compañía.

Según estas nuevas pruebas, uno de los primeros encargos que Iberdrola habría hecho a Villarejo fue pedirle que se infiltrara en el movimiento de oposición política y vecinal a su central térmica de ciclo combinado de Arcos de la Frontera (Cádiz), una obra valorada en más de 1.000 millones de euros que estuvo a punto de provocar un agujero en sus cuentas. La eléctrica dio los primeros pasos para ponerla en marcha en el año 2000 pero, cuatro años después, se topó con el rechazo al proyecto del Gobierno local y el Ejecutivo andaluz, ambos del PSOE, así como de numerosas organizaciones ecologistas agrupadas en torno a la plataforma No a las Térmicas. Denunciaban los efectos nocivos de sus gases en la población y su emplazamiento entre dos zonas protegidas.

El proyecto Arrow

La compañía que preside Ignacio Sánchez Galán decidió usar a Villarejo para neutralizar a los enemigos de la planta. El directivo que formalizó el encargo y supervisó su evolución fue el responsable de seguridad de la eléctrica, Antonio Asenjo, que continúa ocupando ese puesto en la actualidad. Audios grabados por el propio comisario revelan que Iberdrola le ordenó realizar seguimientos, controlar las llamadas e investigar la vida privada de cualquier dirigente o autoridad que se opusiera a la central. Nada podía trascender de este trabajo. “Es importante para nosotros el que no haya ningún…”, advirtió Asenjo a Villarejo en una reunión celebrada en junio de 2004, con la operación ya en marcha. El final de la frase no se escucha bien pero, por la reacción del policía, el alto cargo de Iberdrola se refería a que no quería ningún 'descuido' o filtración.

Villarejo se tomó en serio el aviso. Bautizó el encargo con el nombre en clave de proyecto Arrow y utilizó siglas, acrónimos y apodos para referirse a sus objetivos. Iberdrola pasó a ser 'K'; Antonio Asenjo, 'AS'; el Ayuntamiento de Arcos, 'Y', y el equipo de investigadores implicados en el proyecto, 'GIA'. El policía anotó el resultado de sus gestiones en informes que entregó periódicamente a Asenjo. De ellos se desprende que el policía llegó a investigar a un juez de lo Contencioso de Jerez de la Frontera que debía pronunciarse sobre una petición del consistorio gaditano para detener cautelarmente las obras de la planta. Los audios confirman que el magistrado se convirtió en una prioridad para Iberdrola. El jefe de Seguridad preguntó al comisario por este asunto en un audio: “¿Del juez sabes algo?”. “¿Eh?”, contestó el policía sin entenderle. “Del juez”, insistió Asenjo. Villarejo había hecho el trabajo. “Sí, sí, eso está al final”.

El comisario se refería a uno de sus informes periódicos sobre el proyecto Arrow que acababa de entregar al jefe de seguridad de la eléctrica en esa reunión. El documento era un anexo de apenas una página, pero contenía información sobre la supuesta vida íntima del juez, su situación familiar y su afinidad ideológica, además de un resumen de su carrera profesional. “Su elección (para que se haga cargo de recurso de lesividad) no ha sido casual, de hecho en la misma han pesado dos factores: su trayectoria 'doctrinal', en la que manifiesta una acusada tendencia a tomar posiciones en contra de las grandes empresas, y a favor de los sindicatos y otras asociaciones populares”, recogía el anexo. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de JOSÉ MARÍA OLMO - PABLO GABILONDO – El Confidencial
 

LO + Leído...