viernes, 15 de noviembre de 2019

La propiocepción: el trabajo más desconocido para evitar las lesiones

En las actividades cotidianas como el 'running' o el deporte en general dependemos de las señales de nuestro cuerpo para poder reaccionar rápidamente ante situaciones o gestos imprevistos. Aunque quizá no lo sabías, gran parte de este conocimiento sobre la posición y el movimiento de las extremidades y el tronco es proporcionado por la información que surge en los propioceptores.

La propiocepción es una variación especializada de la sensibilidad táctil que tiene dos componentes: la cinestesia -o percepción del movimiento articular- y la sensación de la posición articular -o percepción de la posición de la articulación en un momento dado-. En este sentido, la integración y control de nuestro cuerpo se lleva a cabo a nivel del sistema nervioso central, donde se gestiona la información proveniente de tres sistemas periféricos.

Primero, el sistema propioceptivo formado por el sistema articular, muscular, tendinoso y cutáneo; luego, el sistema visual, que proporciona información de referencia para la orientación del cuerpo y sus partes en el espacio y es el que provoca, por ejemplo, que el control postural disminuya notablemente al cerrar los ojos; y, por último, el sistema vestibular, que recibe información del vestíbulo y los canales semicirculares del oído que contribuye para mantener la postura corporal. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Confidencial
 

LO + Leído...