lunes, 25 de noviembre de 2019

(Panamá) Notarías siguieron siendo botín político de varelistas

Los panameñistas siempre han tenido un especial interés por las notarías, cuando ostentan el poder.
Así por lo menos se deja entrever en los Varelaleaks, en una comunicación entre el exministro de Trabajo Luis Ernesto Carles y el expresidente Juan Carlos Varela.
"Ahora que dejo el ministerio no me quites lo de la notaría...porque yo me bandeo con eso mis gastos de la casa", le escribió el hoy diputado a Varela, cuando decidió correr para lograr una curul en la Asamblea por el circuito 2-3 (La Pintada, Natá y Olá), en la provincia de Coclé.

El exmandatario siempre le expresó su apoyo a Carles y lo aupaba a aventurarse una vez más a candidatizarse por el Partido Panameñista en esa región del país, afirmando que le daría los recursos necesarios para que triunfara.

Botín político
Carles no especificó a qué notaría se refería, pero esto no es algo nuevo en los panameñistas.

Una investigación de Panamá América, divulgada en noviembre de 2011, dejó al descubierto cómo los líderes panameñistas, cuando formaron parte de la alianza de gobierno con Cambio Democrático (2009-11), crearon una estructura para desviar dinero de las notarías hacia el partido político.

Se trató de una red que desvió miles de dólares utilizando las operaciones de varias notarías para obtener fondos de una manera supuestamente irregular, con el objetivo de financiar al Partido Panameñista, pagar sobresueldos y entregar efectivo a copartidarios.

Panamá América tuvo acceso a documentos que revelaban el manejo de esta red en notarías de Los Santos, Colón y Coclé.

Con los fondos que se desviaban de las notarías se hacían todo tipo de pagos y donaciones políticas; algunas en nombre del Partido Panameñista y otras en nombre del propio Varela, según los cientos de recibos que presentaron los notarios.

Su mentor

Regresando al tema revelado en los Varelaleaks, el ministro Carles veía a Varela como su mentor político.

Lo ponía al tanto de las actividades propias de sus carteras, como los conflictos y negociaciones entre sindicatos y empresarios, y también le comentaba sobre temas de su partido y hasta le opinaba sobre otros temas de interés nacional.

En esa relación con Juan Carlos Varela, se notaba la confianza del mandatario hacia su ministro y la lealtad que le tenía Luis Ernesto Carles.

Esta comunicación entre ambos se reflejaba hasta en temas políticos, llegando en ocasiones, a plantearse, por parte del ministro, el despido de funcionarios que militaban en el PRD, partido que cogobernó con el panameñismo en sus primeros años de gobierno, cuando se rompió esta relación.

Pero, el ministro, que había perdido dos elecciones contra su rival de Cambio Democrático, Dana Castañeda, se sentía inseguro de lanzarse a la carrera política, una vez más, debido a que no sabía con qué caudal de apoyo podía contar.

Hay que recordar que Castañeda se convirtió en la Asamblea en una aliada táctica para los planes del gobierno de Varela y eso hacía pensar a Carles.

Destaca, por ejemplo, una reunión que sostuvo la diputada con el ministro de Obras Públicas, Ramón Arosemena, que fue mal vista por Carles, situación que le comunicó a Varela.

El entonces ministro de Trabajo criticó, en varias ocasiones, la buena relación que parecía existir entre Arosemena y su contrincante política.

Esta indecisión llevó a Carles la posibilidad de abrirse espacios en otros lares, como la Organización Internacional de Trabajo (OIT) o alguna junta directiva, como la de la Autoridad del Canal de Panamá, por ejemplo, por lo que le pedía consejos a su mentor político.

"Quizás mi principal inquietud es que he perdido 3 veces; 6 mil, 9 mil y 14 mil votos; ahora tengo una hija, una familia y me gustaría pensar en los próximos años", llegó a escribirle al expresidente.

Varela, por su parte, le escribía a Carles que se definiera y que como candidato de gobierno podría acceder más fácil a recursos económicos para su candidatura para diputado en Coclé.

"Si tú como candidato de gobierno no puedes levantar los fondos, estamos mal", le escribió en una ocasión.

"Tú me ayudas y me empujas económicamente", le dijo Luis Ernesto Carles, por su parte, Juan Carlos Varela le contestó: "Yo puedo hacer todo para ganar esta elección y apoyar fuerte a nuestros candidatos".

Intereses anticipados
Aunque Carles dudó, en su momento, de volver a postularse como candidato a diputado, nunca dejó su interés por ganar adeptos en su circuito, y era por esto que le solicitaba a Varela que lo ayudara con proyectos como 65 kilómetros de carretera en La Pintada y 27 kilómetros en Olá, dos años antes de las elecciones.

"Pero Ramón no nos para bola, todo es Dana", le comentó Carles a Varela que, para defender a su amigo, le respondió que ya los kilómetros de La Pintada habían sido aprobados.

Activista político
Carles también ayudaba a defender la gestión de Varela, siendo parte de la organización de campañas para defender a funcionarios que eran criticados en medios y redes sociales, como para atacar a esos críticos, usando las mismas redes o convocando a actividades públicas.

Así se pudo observar, a principios de 2018, con una campaña para apoyar a la procuradora Kenia Porcell y a su grupo de fiscales.

"Estamos de frente y la estrategia que armes ahí estaremos para darle fuerza", le escribió el 9 de enero de 2018, cuando se dio una masiva concentración contra la corrupción, cerca de la residencia del presidente, a la cual llegaron manifestantes para gritarle "ladrón".

FUENTE: Con información de Panamá América
 

LO + Leído...