jueves, 26 de diciembre de 2019

(Colombia) Quién es Popeye' el sicario de Pablo Escobar que detalló la relación del capo con ETA

En mayo de 2018 medio mundo se hacía eco de la detención de quien había sido jefe de sicarios de Pablo Escobar, uno de los capos del narcotráfico colombiano más mediáticos de la historia. Su nombre es Jhon Jairo Velásquez Vásquez, aunque todo el mundo lo conocía como 'Popeye', acusado de los delitos de concierto para delinquir y extorsión. Velásquez estaba recluido en una prisión de máxima seguridad en Valledupar, una ciudad ubicada en el norte de Colombia muy próxima a la frontera con Venezuela, pero según el medio colombiano 'RPT Noticias', este lunes, víspera de Nochebuena, era trasladado en un vehículo dependiente del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) hacia el aeropuerto Alfonso López Pumarejo, de la misma ciudad.

Según recogen otros medios del país, como 'El Tiempo' o 'El Espectador', el sicario confeso ha sido trasladado a la cárcel de La Picota, en la capital de Colombia, debido a problemas de salud derivados de una enfermedad: algunos medios señalan que sufre cáncer de garganta; otros, que tiene cáncer de estómago. Hace algo más de un mes, la defensa del colombiano, Jorge Andrés Villegas, confirmaba a 'El Tiempo' que su intención era solicitar 'casa por cárcel' —arresto domiciliario— alegando temas de salud.



'Popeye' ya había pasado mucho tiempo en prisión antes de esto: después de más de 23 años en la cárcel, quedó libre por los delitos cometidos cuando formaba parte del cártel de Medellín, tras haber sido acusado de cerca de 300 asesinatos ordenados por Pablo Escobar. En 2018 volvió a ser detenido y entró otra vez en prisión. Además de los múltimples homicidios, sobre 'Popeye' pesa la acusación de estar detrás de la ejecución de Guillermo Cano Isaza, entonces director de 'El Espectador', en diciembre de 1986.

Los lazos de ETA y Pablo Escobar
En plena 'guerra del narco contra el Estado' en los años ochenta se registraron varios atentados con la firma del cártel de Medellín; entre ellos, un ataque contra la sede del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Bogotá en diciembre de 1989. Murieron cerca de 70 personas y hubo más de medio millar de heridos a causa de la deflagración, un año después de la detonación del avión 203 de Avianca; este era un intento por acabar con el entonces candidato a la presidencia de Colombia César Gaviria, que finalmente no subió al avión, pero que acabó con la muerte de más de cien personas de la tripulación. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de T.F. - El Confidencial
 

LO + Leído...