jueves, 12 de diciembre de 2019

(España) Silvia, Esther, Ángel, Rocío... Las seis infancias robadas por Josu Ternera

A sus siete años, Silvia Pino era la reina de la casa. Sus ojos lucían vivos, el flequillo moreno, la sonrisa larga. Lo que más le gustaba a la niña, risueña y presumida, es que sus hermanos mayores jugaran con ella a los Pinypon, los minimuñecos que cautivaban a los chiquillos de los años 80. Pero aquel día, poco más tarde de las seis de la mañana del 11 de diciembre de 1987, los muñecos de Silvia quedaron sepultados con ella en su habitación, destruida por 250 kilos de amonal.

Para recordar a Silvia y a los otros cinco menores -cuatro niñas y un adolescente- que murieron entre los escombros de la casa cuartel situada en la avenida Cataluña de Zaragoza, la Guardia Civil ha bautizado como Infancia robada la operación con la que este jueves logró detener, 32 años después, a quien se considera cerebro de aquel brutal atentado. Una masacre con 11 asesinados y 88 heridos ordenada presuntamente por el entonces miembro del Comité Ejecutivo de ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, alias Josu Ternera.

En homenaje a los seis niños que perdieron la vida en aquel bloque de viviendas al que llamaban "el pabellón", Crónica reconstruye la breve historia de sus infancias robadas. Aunque fueron más, porque en los cuatro pisos que se erguían sobre el economato del cuartel, a la altura a la que el comando Argala de ETA colocó el coche bomba, hubo también tres niños que quedaron heridos, que perdieron a sus hermanas y a sus padres, que fueron internados en un colegio para huérfanos y que aún arrastran hondas heridas. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de LEYRE IGLESIAS - El Mundo
 

LO + Leído...