martes, 7 de enero de 2020

(España) La maraña de intereses y dinero público que esconde la 'guerra del agua' de Ada Colau

Más de 589.000 euros es lo que se ha embolsado la plataforma Enginyeria Sense Fronteres (ESF) solo de fondos públicos del Ayuntamiento de Barcelona desde el año 2015. Ese dinero corresponde a una decena de adjudicaciones, la mayoría de las cuales van dirigidas a minar la imagen pública de las compañías de servicios de Barcelona para justificar una remunicipalización de los mismos.

En esta guerra, sin embargo, existe un trasfondo con inquietantes claroscuros: ESF está estrechamente vinculada al concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia, ya que este fue durante ocho años (hasta que entró de concejal) uno de sus máximos responsables. Y ahora es utilizada como punta de lanza para minar a los potenciales ‘enemigos’ de la alcaldesa. Se trata de una historia que se resume en una estrategia: una empresa de la confianza de los cargos políticos (en este caso, incluso con vinculaciones directas) recibe cuantiosos fondos para realizar informes que luego son utilizados por el ayuntamiento para quebrantar la imagen de sus enemigos y que también son presentados en jornadas y mesas redondas, así como en foros internacionales. De ese modo, la guerra personal de la alcaldesa troca en campaña oficial de todo el ayuntamiento, que utiliza los informes de las ‘empresas amigas’ para arremeter contra sus competidores.

Desde que llegó al Ayuntamiento, Badia, con el auspicio de Ada Colau, intentó crear empresas públicas tanto de energía como de gestión de agua, lo mismo que planeó una funeraria pública (aunque en la gestión de un derrumbe de nichos en Montjuïc, el ayuntamiento demostró su escasa preparación en este terreno). Pero el principal caballo de batalla es el del agua, que era la especialidad del concejal. Lo malo es que el Tribunal Supremo falló hace escasas semanas a favor de Agbar, dando por buena la gestión de la compañía mixta con la que se abastecen del líquido elemento la capital catalana y su conurbación. Fue uno de los principales reveses de la alcaldesa desde el inicio de su mandato, que se limitó a poner en cuestión a los jueces y luego fue reprendida con dureza por las asociaciones profesionales..

Pero ello no es óbice para no cejar en el empeño (de la misma manera que no ha dejado de encargar informes para justificar la construcción de un tranvía que atraviese Barcelona por la Diagonal). ESF ya se embolsó más de 589.000 euros del consistorio barcelonés con proyectos como ‘El derecho universal en los servicios básicos de agua y energía garantizando un modelo de gobernanza equitativo en la ciudad de Barcelona’ (72.000 euros), ‘La relocalización energética en Barcelona. Hacia un modelo de ciudad más justa con el sur global’ (111.407 euros) o ‘Contribuyendo a un cambio en el modelo municipal para el acceso universal a los servicios básicos’ (28.530 euros). ->>Vea más...

FUENTE: Con información de ANTONIO FERNÁNDEZ - El Confidencial
 

LO + Leído...