lunes, 27 de enero de 2020

Nusia Wacher: “Uno esperaba su turno de la muerte, nadie vivía con esperanza”

Nusia Wacher fue una de los millones de judíos que sufrieron la máquina de la muerte de Adolf Hitler.
A 75 años de la liberación del campo de Auschwitz en la que se conmemora la vida y muerte de las víctimas del holocausto Nusia cuenta su historia.

Nacida un 8 de febrero de 1923, en el seno de una familia judía, integrada por sus padres y dos hermanos, Nusia vivió los horrores del nazismo cuando apenas tenía 16 años. Hoy vive en Caracas, Venezuela, desde donde narra su historia de supervivencia.

Recuerda que desde la llegada de Hitler al poder, comenzó a oír rumores de su brutalidad, escuchó que quemó libros, que prohibió que los judíos caminaran solos por las calles… Pero Nusia también dice que durante la época no se sabía bien lo que sucedía, ni siquiera a 10 kilómetros de distancia.

En 1936, la población judía en Polonia, país de origen de Nusia, ya vivía con miedo porque no tenía pasaporte, no se podía ir a ninguna parte.

Su vida cambió radicalmente con el estallido de la guerra. Polonia quedó dividido en dos por el pacto Ribbentrop-Molotov, el oeste fue para Alemania mientras que el este, donde la población era más campesina y donde vivía la familia Wacher, fue para la Unión Soviética.

Bajo control ruso
“Yo pertenecía a la zona de la Unión Soviética, en su parte oriental. La zona era en su mayoría de agricultores ucranianos, los judíos también eran campesinos. Era muy distinto a las grandes ciudades del Oeste donde había fábricas textiles, salinas y gasolina. Allí en la frontera entre Alemania y Polonia estaban Auschwitz, Treblinka y Sobibor entre otros”, rememora.

Los primeros dos años de guerra la familia Wacher estuvo bajo control de los rusos, pero pronto esa “paz” terminó. Nusia era de un pequeño poblado donde no había ningún campo de exterminio. “No había grandes ciudades y en los poblados pequeños se llevaban y mataban a quienes podían”.

Recuerda que un mes de septiembre llegó alguien de otra población, a 30 kilómetros de distancia, y dijo que se habían llevado a 1.500 personas. “No sabíamos nada de ellos, supusimos que era para el trabajo. Nos decían que los mataron, buscaron sus cuerpos alrededor, pero no había cuerpos”.

Nusia dice que en ese momento se daban muchas cifras, pero nadie sabía nada a ciencia cierta. “Mucha gente nos dice que durante el holocausto nos dejamos llevar como ovejas, pero tú no sabías nada de lo que pasaba. No había radio ni teléfono ni ningún medio de comunicación en aquel tiempo”. ->>Vea más...

FUENTE: El Estímulo
 

LO + Leído...