miércoles, 5 de febrero de 2020

Carteles de México y China trafican cada vez más fentanilo a EE.UU.

Era una revisión de rutina. En el aeropuerto de Culiacán, Sinaloa, un par de agentes de la Guardia Nacional caminaban por entre las maletas y bultos descargados de un avión.
Los acompañaba un perro entrenado en la detección de narcóticos quien de pronto se detuvo junto a un sobre de papel amarillo, que tenía una caja con tres estrellas de madera adornadas con estampas infantiles.

Parecía un regalo de cumpleaños. No lo era. Dentro de las estrellas los policías encontraron 80 pastillas de fentanilo, un potente opioide sintético que se ha convertido en una epidemia para Estados Unidos.

Más de 47,000 personas mueren cada año en Estados Unidos por sobredosis de drogas sintéticas como el fentanilo, según la agencia Centros para el control y prevención de enfermedades de ese país.

Es una crisis que mantiene en alerta al gobierno estadounidense y ahora también al mexicano. Cada vez son más recurreentes las incautaciones de la droga y precursores químicos en puertos, terminales aéreas o carreteras de este país.

El decomiso en el aeropuerto de Culiacán, el pasado 11 de enero, es el caso más reciente. Pero hay otros mayores, como la confiscación de 23 toneladas de precursores para elaborar fentanilo en Manzanillo, Colima, en agosto de 2019.

Es el mayor cargamento de esta sustancia que se ha detenido hasta el momento en el país.

La ruta de China
La creciente presencia del opioide en México alteró el mercado ilegal del narcotráfico, reconocen especialistas y autoridades.

La droga, por ejemplo, desplazó a otros productos como marihuana y heroína como las principales fuentes de financiamiento de algunas organizaciones criminales.

Es también una preocupación trasnacional. De acuerdo con autoridades de México y Estados Unidos en los últimos años se estableció una red entre carteles mexicanos y de China para elaborar la droga, que se envía después a Estados Unidos.

El proceso de tráfico cambió desde 2017 según informes de la DEA, la Fiscalía General de la República (FGR) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Hasta ese momento el opioide solía enviarse desde China a las ciudades estadounidenses.

Pero después cambió la ruta. Carteles como Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Sinaloa empezaron a importar precursores químicos para elaborar fentanilo en sus propios laboratorios.

FUENTE: Con información de BBC Mundo - laopinion.com
 

LO + Leído...