sábado, 4 de julio de 2020

(Chile) Médicos migrantes pasan a la primera línea de batalla durante la pandemia

Hace seis meses, el médico de emergencia venezolano Norelis Portal fue despedido del servicio de salud pública de Chile porque no había recibido la luz verde del estricto sistema de certificación médica del país.

Hoy, ella es una de los miles de trabajadores de salud migrantes reclutados en la primera línea de su lucha contra el nuevo coronavirus, de acuerdo con Reuters.

Portal, de 52 años, y su equipo visitan a los pacientes con COVID-19 en sus hogares y en unidades de aislamiento estatales en algunas de las zonas más pobladas, pobres e infectadas de Santiago para realizar pruebas y evaluar los síntomas, evitando la carga de los hospitales casi saturados.

"Los últimos 20 años en Venezuela enseñaron a mi generación cómo manejar las crisis", dijo Portal a Reuters.

Portal migró a Chile en 2017 con experiencia en emergencias y atención respiratoria. Su transformación de forastero a la primera línea de la batalla de Chile contra el coronavirus muestra un reflejo de la incómoda respuesta del país a la ola de migración, en gran parte de Venezuela, afectada por la crisis, que se ha multiplicado por cinco en 30 años.

El presidente de centroderecha, Sebastián Piñera, convirtió la migración en un tema clave de su campaña electoral de 2017, comprometiéndose a endurecer las leyes y tomar medidas enérgicas contra el crimen impulsado por extranjeros. Hoy, su gobierno está pidiendo la ayuda de profesionales migrantes.

Chile se está acercando al pico de su brote de coronavirus, con un número de casos entre los peores per cápita del mundo y se pronostica que las muertes seguirán en los próximos meses. Hay un total de 284,541 casos y 5,920 muertes.

Los trabajadores médicos están exhaustos y son víctimas del virus, y los especialistas son escasos. Por lo tanto, Chile recurrió a médicos retirados, estudiantes de enfermería y talentos importados.

Las cifras inéditas obtenidas por Reuters muestran que casi 3.000 trabajadores del servicio de salud pública están enfermos de coronavirus, pero se han registrado 13.849 más, incluidos más de 600 médicos, más de la mitad de ellos extranjeros.

Muchos países tienen una gran fuerza laboral de salud para migrantes, pero en Chile muchos luchan por obtener la certificación de trabajo debido a controles locales rigurosos y costosos. Los trabajadores de salud de Venezuela, Colombia y Cuba a menudo terminan como conductores de Uber, encargados de bombas de gasolina o camareros.

AGRADECIDO
Muchos trabajadores de salud migrantes son especialistas en áreas que el sector público de Chile ha carecido históricamente y ahora necesita desesperadamente mantener vivos a los pacientes, dijo el director del servicio civil del país en una entrevista.

Alejandro Weber dijo que los médicos extranjeros aportaron "conocimiento, experiencia pero también el deseo de prestar sus habilidades al estado", señalando un nuevo "pacto social" para la nación multicultural.

Una ley de emergencia implementada por última vez por el gobierno de Chile después del terremoto de 2010 le permite reclutar a miles de trabajadores de la salud más.

Muchos han sido reclutados del sector privado, pero un gran número son médicos extranjeros para quienes se han suspendido los controles estrictos habituales.

Juan Carlos Riera, presidente de la Asociación Chilena de Médicos Extranjeros, dijo que la medida fue un gran alivio para que los médicos puedan usar habilidades perfeccionadas durante años.

"Muchos médicos me han dicho que preferirían exponerse al virus que continuar sin tener ingresos o con un mínimo con el que es imposible vivir", dijo.

El Dr. Jesús Valera Macho, de 36 años, un cirujano de trauma venezolano que trabajaba como limpiador antes de unirse al equipo de Portal en marzo, dijo que tomar el coronavirus era lo menos que podía hacer.

"No somos chilenos, pero este país nos dio la oportunidad de reiniciar nuestras vidas", dijo. "Somos nosotros quienes estamos agradecidos".

Yo sirvo a mi país
La campaña dirigida por el servicio civil, I Servir a mi país en una emergencia, atrajo a 13,000 solicitantes, el 99% indica disponibilidad inmediata y el 70% está dispuesto a ser transferido a cualquier parte del país. Incluyeron 1,000 médicos extranjeros, muchos de ellos especialistas experimentados.

Los trabajadores médicos dicen que la ayuda no puede llegar lo suficientemente pronto. Carlos Romero, jefe de cuidados intensivos del hospital clínico de la Universidad de Chile, dijo que a veces debatía si tenía tiempo para dormir o comer.

"Hay seis de nosotros supervisando 100 camas de cuidados críticos, que pronto se elevarán a 140", dijo.

Los sindicatos han advertido contra la dependencia de recursos no controlados. El Dr. Patricio Meza, del Colegio de Médicos de Chile, dijo que no estar completamente certificado no debería funcionar sin supervisión.

"Lo más importante es salvaguardar la seguridad de los pacientes", dijo.

Una enfermera en un hospital central de Santiago, que retuvo su nombre porque no estaba autorizada para hablar con los medios, dijo que las ganancias superaban los riesgos.

"Es mejor tener más personas, alguien que pueda alertarlo de un problema con un paciente, que quedarse solo y que algo suceda antes de que se dé cuenta", dijo.

Portal dijo que su generación estaba acostumbrada a enfrentar las crisis de frente. Su padre la encerró en el interior durante un levantamiento violento cuando tenía 22 años, pero ella escapó por la ventana para ayudar a tratar a los heridos en su hospital local.

"Siento temor pero ya no tengo miedo", dijo. “Como médico no puedes hacer nada más que actuar. Este es un momento Será difícil pero es temporal. Terminará."

FUENTE: Agencias
 

LO + Leído...