jueves, 2 de julio de 2020

(Países Bajos) La prostitución, afectada por la pandemia, recupera el ritmo

“Todas las posturas están permitidas”. Así ha anunciado Mark Rutte, primer ministro neerlandés, el regreso de la prostitución a las famosas ventanas iluminadas que dan nombre, entre otros, al Barrio Rojo de Ámsterdam. El sector, con espacios similares en otras 12 ciudades, ha permanecido parado desde el pasado 15 de marzo al figurar entre las profesiones “de contacto”, en términos oficiales. Este miércoles, vuelve con el compromiso de preguntar a los clientes si tienen síntomas de coronavirus. Aunque el Gobierno no exige el uso de mascarillas, las propias prostitutas han elaborado un protocolo donde se recomienda a ambas partes adoptar medidas de higiene. Ventilar el local, cambiar las sabanas después de cada encuentro y desinfectar todas las superficies, son algunos consejos.

Las distintas asociaciones que representan a las prostitutas en los Países Bajos llevaban semanas pidiendo la reapertura del sector, porque, en su mayoría, no han recibido subsidios oficiales durante esta crisis. Por eso, Red Light United, el grupo que se ocupa de las que operan en las ventanas del Barrio Rojo de la capital, sostiene que es “ilusorio pensar que ellas pararan ante las medidas impuestas por la covid-19″. La queja principal ha sido el abandono de las autoridades cuando reparte ayudas. No todas son trabajadoras autónomas, y tanto los liberales de izquierda, como la Unión Cristiana (ambos en el Gobierno) y la oposición socialdemócrata, calculan que “varios miles se han quedado fuera de los planes de apoyo”. El pasado 1 de abril, el grupo neerlandés de periodismo de investigación Investico, analizó los anuncios de servicios sexuales de los tres sitios principales de Internet para esta publicidad, y vieron que 179 prostitutas seguían trabajando. Otras 216 habían parado temporalmente. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de ISABEL FERRER - El País
 

LO + Leído...