martes, 14 de julio de 2020

(Panamá) Entre la crisis y las mentiras (+Opinión)

Por: Miguel Antonio Bernal V. - No contentos con habernos secuestrado el derecho a una democracia moderna y a un Estado Constitucional Democrático de Derecho, la empresa criminal y su partidocracia se han adueñado del país.

La crisis por la pandemia del COVID 19 les ha venido como anillo al dedo. Nunca antes, tan pocos en tan poco tiempo, habían logrado hacer tanto daño. Los engaños y la lluvia de mentiras que han practicado con la crisis, son la característica distintiva de su forma de gobernar.

El reforzamiento y la concentración de poder, a través decretos archinconstitucionales, han permitido a los de siempre hacer más efectivos sus engaños y mentiras. Así, han podido atomizar, desmovilizar y atemorizar más y mejor, a una población ignorante de sus derechos fundamentales, sociales y económicos, so pretexto de la pandemia.

Llevan meses ocultándonos información, deformando la verdad, desviando (con manipulación mediática), de los temas y problemas urgentes e importantes, al tiempo que han logrado montar un escenario de temor, de incertidumbre, de ansiedad y desasosiego, que les facilita su actuar represivo.

Entre la crisis y las mentiras prohiben reclamar y exigir justicia o que la justicia sea igual para todos. Para quien roba un celular o circula sin cédula, hay un castigo inmediato. Pero, y para los ministros (intocables) que desfalcan millones, para los coimeados de Odebrecht, para los encubridores de la corrupción: aplausos e impunidad.

Entre la crisis y las mentiras, prohiben reclamar que las riquezas del país lleguen a todos y no sean propiedad de sólo unos pocos. Arrogantemente reprochan que la ciudadanía exija que el gobierno administre las concesiones, contratos, tierras, política fiscal, recursos del Estado de manera transparente, ecuánime y con rendición de cuentas.

Entre la crisis y las mentiras, el Gobierno panameño del binomio Cortizo-Carrizo (CoCa), desacredita a los que reclamamos una nueva Constitución, a través de un proceso constituyente originario, que permita la construcción de un país libre, ecuánime, solidario y justo.

Los responsables políticos y económicos de la crisis, son los mismos que, desde un comienzo, se valieron de las falacias y la demagogia para colocarnos en un callejón sin salida y, poder así, destruir a Panamá y llenar sus bolsillos.

CATEDRÁTICO EN UP

FUENTE: Artículo de Opinión - elsiglo.com.pa
 

LO + Leído...