domingo, 11 de octubre de 2020

American Murder: the family next door, el documental

American Murder: la familia de al lado
El nuevo documental de Netflix sacudió al público y es tendencia a nivel mundial este mes, cuenta la  escalofriante historia del caso de Chris Watts, que en agosto de 2018 asesinó a toda su familia en  Frederick, Colorado.
Seis meses después de haber acusado falsamente a su esposa de asesinar a sus hijas en testimonio  inicial, Watts confesó haber asesinado a su esposa embaraza Shan’ann y a sus dos hijas Bella de 4 años  y Celeste “Cece” de 3 años. El caso se volvió viral y varios programas y especialistas analizaron el  comportamiento frío de Chris Watts y llevaron a personalidades como Dr Phil a señalarlo como el  asesino desde el inicio.

American murder: the family next door reconstruye en casi 90 minutos la historia de manera  innovadora. Está hecho sin confesionales, recreaciones ni entrevistas en su lugar la directora Jenny  Popplewell usó videos de primera mano sacados de las cámaras corporales de la policía, los vídeos de  la sala de interrogatorios, vídeos de sacados de la redes sociales de Shan’ann, mensajes de texto que  fueron autorizados por la familia de Shan’ann y vídeos tomados de las noticias locales.


Los primeros vídeos muestran a un policía llegando a la casa de los Watts, respondiendo al llamado de  emergencia de su amiga Nicole Atkinson. Nicole había llamado al 911 preocupada por su amiga  embarazada que no contestaba su teléfono ni la puerta de su casa. Pero no es hasta que aparece Watts  que el policía puede acceder a la residencia para iniciar su búsqueda.

Desde el primer momento Watts permanece tranquilo no actúa desesperado ni preocupado por la  desaparición de sus hijas ni de su esposa embarazada. Le menciona al policía que las cobijas de sus  hijas, que se llevan a todos lados, no estaban y que había conseguido el anillo de matrimonio de su  esposa. Su comportamiento es tan inusual que su incluso su vecino se lo menciona a la policía cuando  están revisando sus cámaras de seguridad. En ningún clip, llamada o video mostrado Watts, conocido  como el “monstruo de Denver”, muestra señales de un esposo y padre desesperado por la desaparición  de su familia.

El documental también exponen mensajes de texto entre la pareja y Shan’ann y sus amigas, que  muestran las fracturas que existía en el matrimonio y también comparten fotos de la relación extramarital  que inició Watts en junio de ese año con una compañera de trabajo Nichol Kessinger.

Sin embargo, no le tomo mucho tiempo a Watts confesar al menos una parte de sus crímenes. Dos días  después de reportar a su familia como desaparecida tomó voluntariamente la prueba del polígrafo, no  una sino dos veces. Las autoridades lo confrontan y señalan no solo que no pasó la prueba sino que su  comportamiento es extremadamente inusual para alguien que acaba de perder a su familia y saben qué  hay algo que no les está diciendo. Pero Chris Watts continúa negando ser culpable o haber tenido algún  tipo de participación en la desaparición de su familia y no es sino hasta que está solo con su padre que  Watts confiesa haber asesinado a su esposa en un momento de ira ocasionado por supuestamente  encontrar a sus hijas muertas a mano de su esposa después de anunciar que quería una separación. Y  es la primera vez en el documental, que el “monstruo de Denver” muestra alguna emoción y llora  mientras habla con su padre.

Pero la verdadera historia de lo que había pasado esa madrugada era muy diferente. Para evitar la pena  de muerte Watts termina confesando que primero asesinó a su esposa asfixiándola y poco después su  hija Bella entró a su cuarto preguntando que estaba mal con su mamá. Watts envuelve el cuerpo de su  esposa en en una sábana y lo pone en su camioneta junto con sus dos hijas, que seguían vivas y  preguntaban que estaba mal con su mamá. Watts manejó hasta su lugar de trabajo y primero asesino a  su hija más pequeña, que según el no opuso resistencia y luego a su hija mayor que suplicó “Papi,no” y  opuso resistencia antes de morir. Watts enterró a su esposa y arrojó a cada una de sus hijas en un barril  de petróleo.  

Pero incluso después de decir que había pasado Chris Watts nunca confesó el porqué lo hizo. ¿Qué lo  llevo a asesinar a toda su familia en lugar de buscar un divorcio?¿Fue un acto premeditado para estar  con su nueva pareja? ¿ O acaso era por las deudas que tenían como familia? ¿sufría de algún trastorno  psicológico como algunas personas señalaron? Watts nunca confesó el motivo detrás de su crimen y no  hay nada más que especulaciones al respecto.

El juez del caso,Marcelo Kopcow , señaló que de los miles de casos que había manejado el caso de los  Watts habían sido “quizás el crimen más inhumano y cruel que he visto” y condenó a Chris Watts a 5  sentencias de por vida sin posibilidad de libertad condicional, incluyendo 48 años por terminación ilegal  del embarazo de Shan’ann y 36 años por deshacerse de los cuerpos de su familia. Watts cumple su  condena en una prisión de máxima seguridad en Waupun, Wisconsin.
 
MARA - Especial
 

LO + Leído...