martes, 20 de octubre de 2020

Desarticulan en España y Países Bajos organización que introducía cocaína en Europa

La Guardia Civil ha desarticulado una importante organización delictiva de ámbito internacional en la denominada operación CETIL. Se trata de una organización a la que se responsabiliza directamente de la introducción de más de 6.000 kilos de cocaína procedente de Sudamérica, por distintos puntos del continente europeo.

En la última fase de esta operación, agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil actuaron simultáneamente junto a policías holandeses y de dos agencias estadounidenses, la HSI (Homeland Security Investigations) y la CBP (Customs and Border Protection), todos ellos coordinados por EUROPOL.

Estas actuaciones han permitido la detención de 8 personas de nacionalidad holandesa, 5 en España y 3 en Holanda, además de la incautación de 480 kilogramos de cocaína en el puerto de Valencia, en un contenedor marítimo procedente de Sudamérica. Algunos de los detenidos están considerados como "objetivos H.V.T.", objetivo de alto valor en el ámbito policial europeo. A los cinco detenidos en España se les imputan varios delitos: contra la Salud Pública, tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal.

Puerta de entrada a Europa
La operación CETIL se inició a finales de 2019 cuando el Equipo contra el Crimen Organizado (ECO) de Galicia centró sus objetivos en una posible línea estable de introducción de cocaína por el puerto de Marín, en Pontevedra. De hecho, desde ese momento, se intervino cerca de una tonelada de cocaína en varios envíos, todos ellos vinculados a esta organización holandesa.

A la vista de estas aprehensiones, este grupo delictivo trató de abrir otras vías de entrada de cocaína, eligiendo el recinto portuario de Valencia para introducir grandes remesas de droga como puerta a Europa. La Guardia Civil consiguió incautar cerca de 3.200 kilos de esta sustancia en distintos envíos marítimos realizados entre marzo y junio de 2020 en ese puerto.

El núcleo de esta organización estaba asentado en Países Bajos, pero sus integrantes se trasladaban y reunían en España para organizar y planificar los distintos envíos de sustancias estupefacientes desde Sudamérica.

A lo largo de la investigación se pudo ir corroborando que varios de sus integrantes contaban con gran variedad de antecedentes por delitos graves como tráfico de armas, extorsiones e, incluso, homicidio, así como que se trataba de una organización perfectamente jerarquizada y con distintos roles para cada uno de sus componentes. En su aparato logístico contaban con apoyo de personal con entrenamiento militar y experiencia en misiones de guerra, encargados principalmente de hacer contravigilancias en sus reuniones. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de El Confidencial
 

LO + Leído...