viernes, 9 de octubre de 2020

(Panamá) Tenso clima por iniciativas legislativas que intentan poner topes a los intereses bancarios

Un choque de trenes se percibe entre los diputados de la Asamblea Nacional que buscan hacer cambios en la ley bancaria, y los actores de la actividad agrupados en la Asociación Bancaria, y el regulador, la Superintendencia de Bancos.

El martes se realizó una consulta en la Comisión de Comercio, donde se discutieron algunos proyectos de ley que impulsa la diputada Zulay Rodríguez.

Uno de ellos es el anteproyecto 085 por el cual se modifica el Código Penal y establece un marco regulatorio de control a las tasas de interés fijadas a todas las modalidades de préstamos y créditos otorgados por bancos, empresas financieras y tarjetas de crédito. El segundo corresponde al anteproyecto 390, por el cual se dictan medidas financieras para contrarrestar los efectos económicos de la pandemia causada por la covid-19.

La preocupación principal que emana de los entendidos en el tema, es que los diputados poco conocen de un tema que es de carácter sumamente técnico, como el de la banca, y asumen que mediante la regulación de la actividad, como las tasas de interés en los préstamos, van a contar con la simpatía del pueblo, cuando en realidad “hacen las cosas de manera improvisada”, señala el economista Olmedo Estrada.

“Los proyectos de ley son populistas, los que no saben de economía no pueden hacer análisis críticos sobre la producción del país. El que no entiende economía, mucho menos entiende la actividad bancaria”, aseveró Estrada.

¿Por qué no llaman a los expertos?, se pregunta el economista, y al mismo tiempo responde que los diputados “quieren llevarse el mérito, pero en realidad están haciendo un ridículo con iniciativas que no responden a la realidad del país”.

Carlos Berguido, directivo de la Asociación Panameña de Bancos, confiesa que “algunas iniciativas legislativas acompañadas en casos puntuales de un injusto y peligroso discurso, ataca y descalifica a los bancos y al sector financiero. Eso es peligroso para la confianza pública sobre la que se sustenta la viabilidad del sector bancario y financiero.

Iniciativas legislativas intentan poner topes a los intereses bancarios, además buscan regular los subsidios que supuestamente reciben los bancos por el Feci y préstamos preferenciales; la banca advierte de que se trata de temas técnicos, cuyas posibles modificaciones inconsultas pueden generar nerviosismo en los depositantes.

En la exposición de motivos del 085, la diputada sustenta dicho proyecto con la finalidad de que el costo del dinero dado en préstamos o facilidades crediticias sean bajo parámetros de valores justos, de acuerdo con la realidad económica y financiera del país fuertemente golpeada por la pandemia del SARS-CoV-2.

Propone, por tanto, una serie de artículos que a juicio de los protagonistas de la actividad bancaria, intervienen en la libre oferta y demanda de un sistema que funciona desde 1970, y que es uno de los pilares que sostienen la economía de Panamá. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Adelita Coria - La Estrella de Panamá
 

LO + Leído...