lunes, 7 de diciembre de 2020

(España) Embargan chalé a expresidente de la Diputación de Castellón Carlos Fabra

El Juzgado de Instrucción 4 de Castelló ha ordenado la inmovilización del chalé que el expresidente de la Diputación de Castellón y del Partido Popular de esta provincia Carlos Fabra empleó como garantía de un préstamo personal de 1,4 millones de euros concedido por una sociedad de Fernando Roig, propietario de la ceramista Pamesa.

El magistrado Jacobo Pin ha remitido al Registro de la Propiedad de Oropesa una orden que prohíbe disponer del inmueble, sobre el que pesa una segunda hipoteca en favor de Bankia por importe de 1,2 millones de euros, anterior a la que los Roig suscribieron a través de la mercantil Nerofer, administrada por Fernando Roig Negueroles, hijo del también presidente del Villarreal Club de Fútbol. Nerofer fue absorbida por Portovan, la firma patrimonial del empresario hermano de Juan Roig, dueño de Mercadona.


La casa embargada por orden judicial tiene 539 metros edificados con una piscina de casi 40 metros cuadrados. Se levanta sobre una parcela de 1.126 metros en la exclusiva urbanización Les Platgetes de Oropesa, la misma en la que durante algunos años veraneó el expresidente del Gobierno José María Aznar, y en la que Fabra ejercía de anfitrión estival de las reuniones de ocio de altos cargos del Partido Popular en su etapa de barón provincial con mando en plaza en la formación conservadora.

El inmueble, sin embargo, no está a nombre de Carlos Fabra, sino de su exmujer, María Amparo (‘Mampa’) Fernández, y de los cuatro hijos del matrimonio. Según algunas crónicas, trataron de venderlo en 2016, sin éxito. El juez sostiene que el hecho de tener una primera hipoteca de Bankia hace prácticamente inviable por parte de los segundos acreedores ejecutar la garantía, razón por la que considera que “en la práctica”, tanto este préstamo como otro cheque de 300.000 euros que Fernando Roig libró en agosto de 2014 en favor de una de las cuentas bancarias de Carlos Fabra son en realidad entregas “a fondo perdido”, y ha citado como investigados a Fernando Roig y a su hijo.

La causa tiene su origen en una investigación abierta por la Agencia Tributaria y la Brigada de Investigación de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la UDEF, tras detectar que Fabra manejaba unos ingresos medios de 19.000 euros al mes en efectivo, pese a tener pendiente de pago cerca de un millón de euros procedente de la causa por la que fue condenado por cuatro delitos fiscales en 2013 y que le llevó a la cárcel durante 16 meses.

El expolítico de Castellón adeuda fondos a Hacienda y el pago de parte de la multa impuesta por aquella sentencia. Sin embargo, el juez cree que Fabra ha contado con dinero con una “sospecha razonable de procedencia ilícita, al carecer de justificación apreciable”. En su primera declaración ante el instructor Jacobo Pin, el expresidente de la Diputación de Castellón no explicó el origen del dinero y contestó solamente a preguntas de su abogado. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Víctor Romero – El Confidencial
 

LO + Leído...