domingo, 28 de febrero de 2021

(Colombia) Una vergüenza de Vargas Llosa (+Opinión)

Por: Antonio Caballero -
Mario Vargas Llosa escribe cada semana en El País de Madrid, y en varios periódicos de América Latina, un artículo bajo el pretencioso título general de “Piedra de toque”: así se llama esa piedra mágica que sirve para saber si una cosa es cierta o falsa. Hace ocho días escribió uno sobre Colombia, en el que daba todo lo falso por lo cierto.
Me pareció, para no decir que deliberadamente mentiroso, asombrosamente desinformado, o malinformado, o contrainformado, o informado tal vez por su amigo colombiano recientemente condecorado con la Cruz de Boyacá por el presidente Iván Duque, el escritor y periodista y diplomático Plinio Apuleyo Mendoza. En ese artículo, que revela un abismal desconocimiento de la historia reciente de Colombia, dice Vargas Llosa desde su campanuda condición de premio Nobel de Literatura, y con su voz innatamente campanuda, que el gobierno de Iván Duque es el mejor que ha tenido Colombia y el mejor de América Latina, como lo fueron también los de su jefe Álvaro Uribe, “otra víctima de la extrema izquierda, a él, que respeta siempre la libertad y la legalidad, en las que cree”…  ¿Que Uribe cree en la legalidad? ¿En la libertad? ¿Quién le dirá esas cosas contraevidentes a Mario Vargas Llosa? Me reitero: sin duda su amigo Plinio Apuleyo Mendoza.

Insiste el famoso escritor: “Si todas las naciones latinoamericanas tuvieran una clase política semejante a la de Colombia, otro sería el destino de ese continente”. Se nota en su absurdo elogio que no conoce a nuestra corrupta clase política; porque no creo que, por grandes que sean su desinformación o su ceguera, un escritor serio (pero ¿es Vargas Llosa un escritor serio, al margen de que sea famoso?), pueda apartarse tanto de lo que salta a la vista. Se nota que vive lejos, y ni siquiera lee periódicos.

Pero insiste, hablando de Colombia: “Una clase empresarial que ha hecho progresar al país para envidia de América Latina”. Se nota que Vargas Llosa no ha pasado ni una semana siquiera en este país. Ni tampoco en este continente, si se exceptúan sus años de juventud, que dieron origen a sus grandes novelas, y los meses en que estuvo bregando para que lo eligieran presidente del Perú en lugar del “chinito” Alberto Fujimori (hoy preso), pero que ganó por ser aún más derechista que él. ->>Vea más...
 
FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...