martes, 27 de abril de 2021

(Colombia) Pobre fútbol rico (+Opinión)

Por: Daniel Samper Pizano -
¿Qué no se ha dicho del fútbol, ese deporte y espectáculo que lleva más de 150 años cautivando al mundo? Que es una metáfora de la guerra gracias a la cual se evitan guerras… Que, al contrario (y hay pruebas históricas), las provoca… Que es una metáfora del sexo: el balón penetra en la esquiva portería y provoca un clímax de dicha… Que es una metáfora de la vida: a veces pierden los poderosos y ganan los humildes, y suceden sorpresas reconfortantes, alegrías, tristezas y siempre la esperanza de una reivindicación.
Todas estas interpretaciones son válidas. Y ahora se confirma lo que muchos temíamos: que el fútbol se ha convertido en metáfora despiadada de la sociedad capitalista. Arriba, una cumbre poderosa de clubes con presupuestos colosales. Y desde allí, ladera abajo, en movimiento opuesto al que esponjó a este deporte de trabajadores, se ensancha y pierde interés económico el mundo del balón a medida que rueda de la división profesional a las aficionadas y remata hermosamente todos los domingos en los parques, donde juegan abuelos contra nietos, primas contra primos y solteros contra casados. Hace ocho días, por sorpresa, doce grandes equipos europeos (seis ingleses, tres españoles y tres italianos) anunciaron que habían edificado un lujoso penthouse en la cúspide de la pirámide. Nacía la Superliga Europea (SLE). Un grupito aristocrático de equipos escogidos por sus propios dueños se preparaba para explotar falsas rivalidades en una noria incestuosa e infinita donde ninguno perdía del todo ni ganaba totalmente.

Para mayor imitación del capitalismo brutal, los miembros del clan se hacen cada vez más poderosos y adinerados, mientras allá abajo, en la ancha llanura, los demás intentan sobrevivir. No es extraño que el arquitecto de la SLE sea Florentino Pérez, cacao de la construcción y presidente del Real Madrid, poderoso empresario que levantó en el club un cerco a los socios del común.

La televisión y la publicidad empujan y se benefician del auge del fútbol. Yo agradezco en nombre de los aficionados del universo esta llave que nos permite ver en directo casi todos los partidos interesantes del mundo. Pero con la SLE la propuesta era distinta. No era ya la televisión al servicio del fútbol, sino un circo futbolero cerrado y monopólico al servicio de las cámaras. El fútbol como metáfora de la plutocracia.

El cortejo del gran capital a este deporte viene desde hace algunas décadas. En Colombia la mafia se percató pronto del poder que da un estadio lleno. En Italia las empresas afilaron los dientes. En el fútbol español desembarcó una legión de constructores. Países sin pasado futbolístico notorio, como Estados Unidos, China y los Estados petroleros, compraron equipos famosos. La SLE era la expresión delirante del capitalismo aplicada al balompié, el tiro de gracia al fútbol competitivo. Pero la jugada acabó en autogol. El discriminador experimento, que corroía la esencia misma de la competencia y alzaba una barrera insuperable entre ricos y pobres, se derrumbó en 72 horas al retirarse los clubes ingleses de la aventura, abrumados por el escándalo y la indignación general.

El fiasco invita a extraer lecciones e intercambiarlas con la vida política e institucional. ->>Vea más...
 
FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...