jueves, 8 de abril de 2021

(España) Salas ambientadas en películas, libros o series se arriesgan a infringir derechos de propiedad

“Se dice que aquellos que entran a Sona jamás salen y, de hacerlo, será con los pies por delante. ¿Tenéis tú y tu equipo lo necesario para entrar y salir de la prisión?”. Esta situación la plantea una 'escape room' española, en una clara referencia a la serie estadounidense ‘Prison Break’ (Sona es el nombre ficticio de la cárcel donde se desarrolla la trama). También son recurrentes las salas inspiradas en otros universos como el de Harry Potter,' Alicia en el País de las Maravillas' o Sherlock Holmes. Ambientar la historia en películas, novelas o series, no obstante, supone un importante riesgo para las empresas dedicadas a esta actividad, ya que pueden infringir la propiedad intelectual de las obras en caso de estar protegidas.

¿Cuándo se produce esa vulneración de derechos? Paloma Arribas, socia de Baylos, explica que, cuanto más se acerque la historia a la trama real, mayor es el riesgo de ser sancionado. “La zona gris puede ser muy amplia, pero lo mejor es alejarse todo lo posible del original”, asevera.

Así, por ejemplo, presentar una historia sobre un aventurero que se ha quedado encerrado dentro de una pirámide es lícito. Cuestión diferente sería si al personaje se le añade un sombrero y un látigo y se le apoda con el nombre de 'Valentino Jones'. En ese caso, aunque haya pequeñas modificaciones, se puede asociar el relato con la película original, “por lo que entra en el terreno de la ilegalidad”, indica Arribas.

¿Dónde está el límite entonces? “Básicamente, en que no se pueda identificar la obra”, resume Alejandro Díaz, abogado en Pons IP. Y aclara que la Ley de Propiedad Intelectual no protege la idea en bruto, sino el desarrollo. Por lo tanto, sería válido crear una historia sobre jóvenes magos, “incluso, que acuden a un colegio de hechicería”. Pero el resto de elementos, como la trama o los personajes, no puede ser en ningún caso similar a los de Harry Potter. ->>Vea más...

FUENTE: Con información de Irene Cortés - El Confidencial
 

LO + Leído...