PUEDE LEER TODAS LAS SEMANAS LOS EXCELENTES TRABAJOS PERIODÍSTICOS DE LOS DANIELES EN INFORME25.COM

domingo, 20 de marzo de 2022

(Colombia) El compadre fraude (+Opinión)

Por: Daniel Samper Pizano -
El poeta León de Greiff y Otto, su hermano musicólogo, afirmaban, con cara de palo, que las elecciones colombianas habían inspirado el cuarto movimiento de la 9ª. Sinfonía de Beethoven, la Oda a la alegría. Y cuando el admirado interlocutor mostraba su pasmo, De Greiff añadía:

—Es aquella parte en que el coro grita “¡fraude, fraude!”.

Lo que cantan es, en realidad, freude, palabra alemana que suena parecido a fraude y significa alegría. Pero aun Beethoven habría compuesto al menos una canción protesta ante el nivel de adulteraciones enquistado en los comicios colombianos. Lo vimos en las elecciones del domingo pasado, con exabruptos como el descendiente de un paramilitar homicida que pretende representar a las víctimas de su padre.

Nuestra maltrecha democracia cumple dos siglos tratando de sobrevivir a guerras, engaños, pobreza, injusticias y malos gobiernos. A lo largo de la historia la ha acompañado un fantasma de inquebrantable lealtad: el Compadre Fraude. Tan acostumbrados estamos a las trampas, que no entendemos por qué lo que aquí sucede se considera ilegal y abominable en cualquier país serio. La celada electoral es parte de nuestra biografía, como un cáncer incurable o el muñón de pierna al que se acostumbra un cojo.

Lo dicen los historiadores. Jorge Orlando Melo, al escribir sobre el primer tercio conservador del siglo XX, señala que “en todas las elecciones, sobre todo desde 1914, el fraude fue amplio. [...] Los políticos se acostumbraban a elecciones que no eran confiables e invitaban al fraude y la violencia”. Medio siglo después seguíamos en lo mismo. Acerca de la dudosa elección de Misael Pastrana frente a Gustavo Rojas Pinilla en 1970 señala el profesor David Bushnell: “Cualquier elección colombiana podría verse viciada por diversas irregularidades cometidas de un lado y otro; unas falsas credenciales por acá, un poco de intimidación por allá, con la ventaja obvia para los agentes del gobierno a la hora de los abusos”. Ahí lo tienen: el interminable Compadre Fraude.

Las memorias de viejos personajes liberales suelen describir robos de elecciones y violencia que atribuyen a los conservadores. Y los patriarcas conservadores, como el caldense Francisco José Ocampo, culpan al Partido Liberal de insólita cantidad de asesinatos e irregularidades electorales. ¿Acaso no cacareaba Laureano Gómez por un supuesto alud de cédulas falsas fabricadas por los liberales?

Con razón el columnista antioqueño Alberto Velásquez Martínez escribió hace unos años que “la historia política de Colombia es pródiga en la cosecha de fraudes electorales” y que estos “siguen tan campantes, luego de doscientos años de democracia formal más que real”. Solo que ahora, añade, el fraude es “más descarado de acuerdo con el acelerado aumento de la corrupción”. ->>Vea más...
 
FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...