PUEDE LEER TODAS LAS SEMANAS LOS EXCELENTES TRABAJOS PERIODÍSTICOS DE LOS DANIELES EN INFORME25.COM

lunes, 18 de julio de 2022

(Colombia) La Jep de los gringos (+Opinión)

Por: Daniel Samper Pizano - Dos procesos paralelos se cumplen de manera simultánea en Colombia y Estados Unidos. El primero es un empeño por avanzar. El segundo es fruto de un esfuerzo por retroceder.

En Colombia prosigue su marcha el sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. En Washington, el tema candela son las audiencias del 6 de enero de 2021, proceso que adelanta la Cámara de Representantes sobre la intentona de golpe de Donald Trump cuando procuró quedarse en el poder. Joe Biden había sido elegido dos meses antes y el Congreso debía ratificar su credencial el día señalado. Fue entonces cuando, emberracada por Trump, la horda ultraderechista quiso anular por la fuerza los resultados electorales.

Así como desfilaron ante la Comisión de la Verdad miles de víctimas, guerrilleros, militares, paramilitares, autoridades y ciudadanos de a pie, el Congreso norteamericano escucha los testimonios de decenas de exfuncionarios, comandantes de grupos armados y testigos de aquel nefando miércoles en que miles de feroces fachos asaltaron el Capitolio. En el afán por repudiar la elección de Joe Biden y mantener a Trump en la Casa Blanca la asonada dejó siete muertos, partes del edificio destrozado, pánico doméstico y estupefacción internacional. Lo vimos todos:

Los relatos son alucinantes. En eso nos parecemos. El líder de un grupo vengador conocido como los Guardianes del Juramento reconoce que de diversas maneras Trump convocó una “revolución armada” desde la célebre oficina oval. No fue una explosión popular súbita y espontánea. Ha quedado claro que desde semanas antes circulaban por las cloacas paramilitares órdenes de prepararse para “defender nuestro triunfo en las elecciones”. Falso argumento y falso triunfo, pues el grotesco magnate salió vencido. Gracias a una actuación valerosa del vicepresidente Mike Pence (hasta entonces bastante gris y asaz lagarto) la correa institucional siguió rodando.

Convocados por la comisión especial de la Cámara, varios colaboradores de Trump comprometieron en sus declaraciones al expresidente. De la actitud guerrera del jefe del Estado y pasiva del Gobierno habló una de sus consejeras. De su peligrosa situación mental informó un antiguo ministro. De sus instigaciones incendiarias contaron caudillos paramilitares que acudieron a armar un 9 de abril el 6 de enero. Han aparecido documentos tan comprometedores como el borrador de un trino de Trump cuyo texto dice: “Pronunciaré un Gran Discurso a las 10 am del 6 de enero en la Casa Blanca. Por favor lleguen pronto, pues esperamos muchedumbres. Marchen luego hacia el Capitolio. ¡Detengamos el robo!”.

No existía tal robo electoral, por supuesto. Una mano sensata impidió que Trump enviara el trino y lo archivó. De allí lo desenterró la JEP gringa. Confirman las confesiones que el propio mandatario convocó, alentó y apoyó la jornada criminal. Un informe de The New York Times dice: “El expresidente tuvo un papel protagónico para atraer a Washington una multitud bajo el impulso de sus mentiras electorales y además dirigió el plan de atacar el Capitolio, pese a la opinión adversa de sus asesores más cercanos”. 

Aquel 6 de enero ganó Biden. Pero avanzó la derecha brutal que Trump representa, y, con ello, perdió el país. Desde entonces se asienta cada vez con más fuerza la catapulta regresiva que desdeña a las mujeres, discrimina a los diferentes, persigue a los inmigrantes y trabaja para los ricos. En las últimas semanas la imagen de Biden se desplomó, las fuerzas conservadoras desmontaron el derecho al aborto, obstaculizaron a los amigos del medio ambiente y acentuaron el ademán xenófobo. Existe la sensación de que, pese a todo, Trump no recibirá castigo alguno y en 2024 volverá a ocupar la Casa Blanca.

Confío en que no sea así y que, en materia de impunidades personales, retrocesos históricos e implantación antidemocrática, no nos parezcamos a Estados Unidos. ->>Vea más...
 
FUENTE: Artículo de Opinión – Los Danieles
 

LO + Leído...