lunes, 22 de enero de 2018

(EE.UU.) Senado no aprueba nuevos fondos al gobierno de Trump y lo lleva a cierre

El presidente Donald Trump se había preparado para celebrar su primer año en la Casa Blanca, que se cumplió 20 de enero. En cambio, los demócratas se empeñaron en aguarle la fiesta al bloquear en el Senado la ley de gasto a corto plazo, que hubiese los fondos suficientes para mantener el gobierno abierto hasta el 16 de febrero. Una pelea que recuerda a lo ocurrido en 2013 con el presidente demócrata Barack Obama cuando el gobierno tuvo que echar el cierre durante 16 días por falta de acuerdo en el Congreso.

Así las cosas, a medida que se acercaba el 19 de enero a la medianoche, se desvanecieron las esperanzas de los republicanos de mantener la administración operativa, al negarse a atender las presiones de los demócratas que impusieron la protección de deportación de los llamados “dreamers” (soñadores), los jóvenes indocumentados. Una hora antes de que la administración se quedase oficialmente sin fondos rechazaron la propuesta en una votación.

El líder del la minoría demócrata Chuck Schumer, de Nueva York, le había sido muy claro al presidente cuando le llamó a la Casa Blanca: si quería su voto y el del resto de los senadores de su agrupación para mantener el gobierno funcionando, tenían que garantizar el estatus legal para los 800.000 “dreamers”. Sin embargo, Trump, que siguió la votación desde la Casa Blanca por televisión, se negó, ya que la ley no incluía los suficientes criterios para fortalecer la seguridad en la frontera o la aplicación de ciertas medidas a los inmigrantes que se cuelan en el país.

Todavía así, el líder de mayoría republicana Mitch McConnell, de Kentucky, sometió a votación la ley de gasto a las 10:00 de la noche (4:00 de la madrugada en España), que había conseguido sacar adelante el portavoz de la Cámara de Representantes Paul Ryan, de Wisconsin. Un maniobra destinada a poner de manifiesto el obstruccionismo de los demócratas. Tras el rechazo de la ley, los senadores continuaron con las negociaciones.

¿Qué ocurre ahora?
El gobierno se ha clausurado de forma oficial a las 12:01 de la mañana del sábado, después de que el Congreso demostrase su incapacidad de aprobar una ley de gasto. Esto significa que la administración se queda sin fondos para pagar a sus funcionarios, y tiene que echar el cierre de forma temporal. Por ello, cientos de miles de ellos no tendrán que ir a trabajar hasta que ambas cámaras aprueben una nueva ley.

De esta forma, el apagón afecta al 96% de los 7.800 empleados de la agencia de Vivienda y Desarrollo Urbanístico, al 95% de los 14.400 de la agencia de Protección Medioambiental, y al 95% de los 3.900 de Educación. Mientras, tampoco tendrán que ir a trabajar el 87, 83 y 80% de Comercio, Trabajo e Interior, respectivamente.

Sin embargo, sólo tendrán vacaciones forzosas el 50% de los empleados civiles de Defensa, ya que en un principio no afecta a los militares. En el caso de los trabajadores de Justicia, Seguridad Social y Seguridad Nacional, sólo se verá afectado el 17, 16 y 13%, respectivamente. Mientras, este apagón del gobierno no traerá cambios en las funciones de los trabajadores del ministerio Hacienda afectará, que tendrán que seguir con su horario habitual.

FUENTE: Con información de El Mundo - https://www.noticiaaldia.com
 

LO + Leído...